El libro del amor “sin ropa ni disfraces ni gafas ni ungüentos”

0
364

El pasado viernes, en la librería Traficantes de Sueños de Madrid, se presentó Del amor al amor: una compilación de textos de varios autores que participan en el blog Antes muerta que sumisa.

DEL AMOR AL AMORLos encargados de presentar el libro sorprendieron a los presentes cuando ofrecieron el micrófono a todo aquel que quisiera opinar y compartir ideas: no se trataba de un acto oficial y protocolario, sino más bien de un encuentro amistoso entre personas movidas por una misma curiosidad. El hielo no tardó en romperse, y lo que empezó siendo una tímida puesta en común acabó convirtiéndose en un debate que pudo haberse prolongado un par de horas más. Al final, y paradójicamente, de lo que menos se habló fue del libro, porque apenas necesita presentación.

Esta pequeña obra es una edición sencilla -adquirible a un módico precio-, unas pocas páginas unidas por la voluntad de reflexionar en voz alta acerca de las relaciones humanas, pero bajo su engañoso título –que nadie busque un manual de autoayuda, no van por ahí los tiros- se esconde una pequeña obra que merece ser atesorada con cariño. Tanto más si tenemos en cuenta que sus autores simplemente se dedican a trazar líneas desde una perfecta subjetividad que no a todo el mundo puede servirle, es decir: lejos de dar valiosas lecciones de sabiduría escriben, sin más; ofrecen puntos de vista, pequeñas perlas que incitan a liberarse y como escritores, crean derivas –como bien señala el subtítulo-. Amor, libertad, sexo, comunicación, política, identidad, felicidad, filosofía, sociología… todo tiene cabida en este rincón literario, que nació en forma de blog y que ahora tiene su versión en papel, acompañada de ilustraciones de Joan Turu.

La importancia y el placer de romper esquemas tiene mayor relevancia si lo aplicamos a la columna vertebral de toda sociedad: las relaciones humanas. Juega con ellos, incluso con aquellos esquemas que tú misma creaste y que consideraste inamovibles por mucho tiempo; cuando los derrumbes te sentirás más liviana. Quien sale ganando es el amor, ese amor sin ropa ni disfraces ni gafas ni ungüentos. Sí, hablamos de ese amor, pobre amor, al cual en toda su historia siempre lo han querido definir, adjetivar, encasillar y etiquetar. El poder se lo ha querido apropiar para reglamentarlo y otras corrientes supuestamente liberadoras también lo han maltratado queriendo regular hasta la última coma. No dejes que nadie te obligue nunca a callar. Al amor hay que dejarlo libre y en paz y que cada quien lo viva como le plazca sin hacer daño a nadie ni dejarse robar su autonomía. De esa manera se mostrará tal y como es en su esencia y las represiones ya no lo limitarán; su vuelo será algo mágico que te hechizará sin remedio, sus virtudes serán sueños maravillosos y sus defectos, retos por descifrar. Este, a cargo de H. R. Herzen, puede ser el mejor resumen del libro. Una llamada a la rebelión en forma de breves aldabonazos para despertar la consciencia, para no conformarse con encasillar un concepto tan vasto como el amor dentro del cajón del modelo del heteropatriarcado: de la amistad a las relaciones sexoafectivas, la pasión sólo florece y encamina a las personas a la feliz autonomía cuando, desde el trampolín de la coherencia, da el salto a la libertad absoluta, que será determinante para escoger cómo, con quién y a qué ritmo vivir nuestras vidas.

Imagen: Alva Bernadine

Dejar respuesta