El legado del tiempo: La nueva función del servicio

0
288

Siempre que surja la duda en materia de culebrones de época, hay que confiar en el buen hacer británico. Una de las especialidades del país de Isabel II son los dramas que se montan cuando una familia está a punto de perder sus propiedades ancestrales porque se ha quedado sin herederos.

Ejemplo televisivo lo hemos podido ver este año con Downton Abbey, emitida en Antena 3, con un lord de principios del XX que deberá ceder su título a un primo lejano de modales nada aristocráticos.

En el frente libresco, tenemos esta historia ‘El legado del tiempo’, la obra póstuma de Michael Cox, un magnífico pastiche de las novelas de intriga de Wilkie Collins y de las enrevesadas tramas de Dickens de ‘Casa desolada’.

La novela echa a andar cuando la vigésima sexta baronesa Tansor –los nombres son deliciosamente dickensianos- y señora de Evenwood, contrata una nueva doncella, Miss Esperanza Alice Gorst. Ésta es nuestra nueva narradora y, desde el principio, nos informa de que el servicio nunca ha sido su vocación laboral. En realidad, está aquí para cumplir una misión secreta encomendada por terceros: debe ganarse la confianza de su señora y ascender a dama de compañía. Ella aún no comprende el por qué de su cometido.

Miss Esperanza Alice Gorst es advertida desde el primer momento de que Lady Tansor es su mayor enemiga, sin embargo, no podrá evitar que, con el roce, surjan sentimientos de aprecio hacia ella. Esta situación hará que el lector se identifique y empatice con ella en seguida, sumiéndose de lleno en su personaje.

Lady Tansor es de origen plebeyo y accedió a la baronía porque un pariente lejano falleció (presuntamente) sin herederos. La señora es la hipérbole de la sufriente, excéntrica y pálida dama victoriana, con el tétrico añadido de que tanto su padre como su primer prometido fueron asesinados.

Se producirá un festival de discretos viajes a Europa con fines misteriosos, retoños bastardos camuflados como legítimos, cartas comprometedoras que afloran cuando no debieran… Por cierto, ¿he mencionado que Esperanza es huérfana y está a punto de recibir chocantes revelaciones acerca de sus padres, de los que no conoce su verdadera identidad, y por tanto, tampoco la suya propia?

El autor de la novela no se ha dejado cliché en el tintero y como estudioso de la literatura detectivesca victoriana que fue, los utiliza de manera fantástica, logrando tejer una compleja y adictiva trama de intriga, en la que la maldad y la ambición son el mejor caldo de cultivo para un juego de falsas identidades y secretos que seducirán al lector desde la primera línea, manteniéndole alerta hasta el final. Cientos y cientos de páginas que se consumen deliciosamente en un abrir y cerrar de ojos.

Para realzar y comprender mejor la experiencia, es recomendable leer primero ‘El significado de la noche’, que es una “precuela independiente”, relata la historia de Edward Charles Duport, el padre de Miss Esperanza Alice Gorst. En esta otra novela, el autor detalló los hechos (completamente determinantes) que conforman el telón de fondo de ‘El legado del tiempo’.

Fuente del texto
– “El legado del tiempo” Autor: Michael Cox. Editorial: Planeta Internacional, 2011
http://laestanteriadeloslibros.blogspot.com/2011/03/ya-la-venta-el-legado-del-tiempo-de.html
Fuente de la imagen
http://laestanteriadeloslibros.blogspot.com/2011/03/ya-la-venta-el-legado-del-tiempo-de.html

Dejar respuesta