El tenis español busca su quinta ensaladera

1
99

La final de la Copa Davis 2011, que se disputa este fin de semana en Sevilla, abre la posibilidad de sumar un título más al ya exitoso palmarés que el tenis masculino español inauguró en Barcelona, en el año 2000, con la consecución de su primera Ensaladera.

Albert Costa, capitán del equipo, junto a Feliciano López, Rafa Nadal, David Ferrer y Fernando Verdasco

 

No queda tan lejos aquel revés cruzado de Juan Carlos Ferrero sobre la arena barcelonesa del Sant Jordi en diciembre de 2000. Ese golpe, que el genial tenista alicantino había practicado insistentemente desde pequeño contra un enchufe de su casa y que el australiano Lleyton Hewitt no pudo devolver, certificó la primera victoria de España en la Copa Davis. Las imágenes del histórico triunfo pasaron a formar parte de la memoria colectiva de éxitos del deporte español. Desde aquel año 2000, a la selección nacional le ha dado tiempo a ganar otras tres Ensaladeras más, en 2004, 2008 y 2009, y a ser finalista en 2003. Mañana, la mayor potencia mundial del tenis en lo que va de siglo, comenzará en Sevilla la disputa de la final que habrá de llevarla a su quinto título. Porque casi nadie duda del favoritismo del combinado que capitanea Albert Costa frente a una Argentina que ya fue derrotada jugando de local por la propia España en 2008.

La serie definitiva se disputará en el estadio de La Cartuja de Sevilla, con una pista de tierra batida que ralentiza la bola y sin apenas altitud sobre el nivel del mar, como les gusta a los jugadores españoles. La capital andaluza, que acogió la triunfal final de 2004, se volcará llenando las más de 22.000 localidades habilitadas para la ocasión durante los tres días del fin del semana. Los cuatro tenistas anfitriones, Rafael Nadal, David Ferrer, Feliciano López y Fernando Verdasco, tendrán el reto de mantener la imbatibilidad española como local en las finales de Davis. Por el lado albiceleste, Juan Martín del Potro, Juan Mónaco, David Nalbandián y Eduardo Schwank, intentarán vengar la afrenta sufrida en Mar del Plata, cuando la inesperada victoria de una España huérfana de Nadal, y con Verdasco y Feliciano como héroes inesperados, dejó al tenis argentino sin “su” título.

El equipo argentino quiere vengarse por el 'Marplatazo'
El equipo argentino quiere vengarse por el 'Marplatazo'

 

La víspera de esta final de 2011, a diferencia del último enfrentamiento entre ambos equipos, no ha sido prolífica en declaraciones. Ningún tenista argentino se ha mostrado desafiante ni ha expresado interés alguno por incendiar la previa de la gran final. Tampoco nadie del conjunto español ha reclamado la condición de favoritos. En la selección que vestirá de rojo solo parecen preocupar las dudas que el estado físico de Rafa Nadal suscita tras su pobre actuación en la Copa Masters de Londres. La incertidumbre que rodea al hexacampeón de Roland Garros es el único nubarrón negro que se dibuja en el despejado horizonte español.

El enfrentamiento entre Nadal y Mónaco abre la final. El manacorí regresa a la pista donde mostró su enorme talento al gran público allá en 2004, frente a Estados Unidos, en la conquista de la segunda Ensaladera española. A las 14.00 horas del viernes 2 comenzará una final que determinará si Argentina consigue romper su maldición en las finales de Copa Davis (ha perdido las tres anteriores que ha disputado) o si, por el contrario, continúa la brillante edad de oro del tenis español.

Imágenes cedidas por RFET

1 Comentario

Dejar respuesta