El impacto de los ebooks

0
372

Tres empresas acaban de lanzar sus propios libros electrónicos al mercado español en el plazo de pocos días. Son los casos de la francesa FNAC, la española Casa del Libro (Tagus) y la norteamericana Amazon (Kindle).

Las características de estos dispositivos son muy similares: seis pulgadas de pantalla, memoria de 2 GB y wifi. El precio del eReader de Fnac asciende a 129 euros, mientras que el Tagus cuesta 119 euros y el Kindle 99 euros. Los dispositivos ofrecen la posibilidad de acceder a las anotaciones de otros lectores, compartir lecturas con otras personas, acceder a catálogos de recomendación de libros o comprar libros sin tener que desplazarse.

Los avances de la tecnología han alcanzado al libro, como tiempo atrás sucedió con los periódicos. Para adaptarse a los nuevos tiempos, los medios de comunicación impresos tuvieron que reinventarse y lanzar ediciones online. Ahora, en el caso del libro, aparecen los ebooks.

El futuro no parece muy claro ante este nuevo escenario. Según declaraciones de Fernando Valverde, presidente de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de libreros, “hay que dejar correr  un poco el tiempo para saber qué va a pasar exactamente con el libro electrónico”. Si el ebook impacta en la sociedad, “uno de los efectos será que se venderán menos libros en papel, pero eso de momento está por ver, porque la facturación en España y Europa es del uno por ciento del total de la facturación”, añadió Valverde.

Simba Information realizó un estudio entre 110 librerías titulado Tendencias en el mercado minorista del libro en 2011. El informe refleja que, a pesar que las librerías tradicionales han ido perdiendo clientes, siguen cumpliendo un papel importante como “sala de exposición” para el diez por ciento de los norteamericanos que compran libros electrónicos.

Según datos del estudio, el 38 por ciento de los libreros señaló que sus antiguos clientes habituales que ahora poseen un ebook vuelven una y otra vez a la librería a darse una vuelta sin comprar nada. El 43 por ciento  asegura, además, que clientes ocasionales y no habituales entran a la tienda a menudo o muy a menudo para echar un vistazo antes de ir a comprar a otro sitio.

Durante la historia, los avances tecnológicos han ofrecido nuevos medios de comunicación a la sociedad. Un ejemplo son los periódicos, que evolucionaron de mensuales a semanales hasta que, finalmente, alcanzaron la periodicidad diaria. En los años veinte apareció la radio. Más tarde llegó la televisión. Ahora es el turno de la revolución de Internet, la Web 2.0. La historia cuenta cómo todos los medios han sobrevivido, pero las consecuencias de esta convivencia se traducen en resultados más favorables para unos que para otros. El futuro del libro impreso es una historia sin final escrito.

 Fotografía: Alba Moraleda Esteban

Dejar respuesta