“El hombre fuerte” consigue el triunfo electoral en Mali

0
75

El Tribunal Constitucional de Mali ha ratificado al exprimer ministro Ibrahim Bubakar Keita como el nuevo gobernante de la nación norteafricana. Su mandato de cinco años comienza el próximo 4 de septiembre. Se impuso en los comicios con el 77,82 % de los votos frente al 22,39 % logrado por su principal contrincante, el ministro de Finanzas, Sumaila Cissé.

Ibrahim-Boubacar-Keita. Foto cedida por TVC NEWSEl Tribunal, que ha mantenido apenas sin cambios las cifras adelantadas por el Ministerio de Administración Territorial, situó el porcentaje de participación popular en el 45,73 %. Considerado por sus seguidores como “el hombre fuerte” que necesita el país para su reconstrucción, Keita, de 68 años, tendrá que hacer frente a la crisis que estalló en Mali tras el golpe de Estado del 22 de marzo del 2012 y consumar la reconciliación con los tuareg del norte del país, quienes han protagonizado varias rebeliones y aún reclaman un Estado propio en el territorio denominado Azawad.

Para la mayor parte de los analistas, las elecciones presidenciales en Mali marcan un paso más en el proceso de transición a la democracia aprobado a mediados de año, tras un periodo de inestabilidad en el que grupos islamistas radicales se hicieron con el control de las principales ciudades del país, lo cual condujo a la intervención militar de Francia, su antigua metrópoli, en enero y al envío de una misión de paz de la ONU meses después. Con la experiencia de haber sido primer ministro entre los años 1994 y 2000, Keita ha subrayado que su principal prioridad será lograr un acuerdo de paz con los rebeldes separatistas, que en junio pasado firmaron un alto al fuego con el gobierno de Bamako pero que no han dejado de lado sus aspiraciones. También prometió luchar contra la corrupción y recuperar la economía afectada por la crisis política, que ha forzado a casi 375 mil malienses a huir de sus hogares.

Pero, ¿quién es IBK? Nacido en 1945 en la localidad sureña de Koutiala, realizó sus estudios en Dakar y París, donde se especializó en Historia y Relaciones Internacionales. Desde la capital francesa comenzó a interesarse por la política, declarándose opositor del entonces presidente maliense Moussa Traoré (1968-1991). Allí también cultivó buenos amigos entre los socialistas galos, entre ellos el actual presidente François Hollande y su ministro de Interior, Manuel Valls. De hecho, Hollande ya ha manifestado su apoyo al recién electo mandatario. “Francia se mantendrá al lado del Mali democrático. La amplitud de la victoria le da toda la legitimidad necesaria para emprender el esfuerzo para la recuperación nacional y el desarrollo del país”, dijo. Estados Unidos y la Unión Europea también celebraron su victoria. De regreso en Bamako, Keita fue uno de los creadores de la Asociación por la Democracia en Mali (Adema). En 1991, cuando destituyen a Traoré, lo llaman a ocupar responsabilidades de gobierno, primero como embajador, luego como ministro de Asuntos Exteriores y finalmente como primer ministro. Estaba claro que el nuevo presidente Alpha Oumar Konaré (1992-2005) confiaba en él.

Keita había anunciado su candidatura a los comicios del 2012, que fueron frustrados por la acción golpista que derrocó el gobierno presidido por Amadou Toumani Touré (2002-2012).”El golpe lo condeno, pero lo comprendo”, dijo en ese momento. Además del apoyo de una buena parte del ejército, ha contado con el respaldo del Alto Consejo Islámico, la principal institución religiosa del país, y de otros presidentes de la región.

Dejar respuesta