El GP de Europa empieza a tomar forma

0
92

La cuenta atrás ha comenzado y Valencia se prepara para acoger el Gran Premio de Europa de Fórmula 1, que se disputará el fin de semana del 22, 23 y 24 de junio. Como viene ocurriendo desde hace cinco años, cuando los monoplazas rodaron por primera vez en el circuito urbano, el corazón de la ciudad se transformará en una pista de 5.419 metros de longitud por la que un gran número de bólidos circularán a 300 kilómetros por hora.

Aunque el proceso de creación del circuito se ha reducido en una semana respecto a años anteriores, los preparatorios durarán un mes y medio. Para evitar la alteración de la la vida cotidiana de los valencianos, se comenzará con la retirada del mobiliario urbano y de jardinería, que posteriormente se colocará en la parte central del circuito a modo de decoración. Además, el tráfico no se verá afectado en el lugar por donde se empezará la construcción de la pista.

Ayer se colocaron las primeras barreras de seguridad que rodean la pista y, a lo largo de esta semana, se empezará con el montaje de las primeras tribunas del circuito. La zona del Balcón al Grao, que se encuentra habilitada permanentemente y por la que no se puede circular en todo el año, será limpiada a lo largo de los próximos días por un equipo de quince personas.

El siguiente paso será el montaje de las barreras que separan la recta principal del ‘pit lane’, donde los equipos realizan sus paradas en boxes, junto con la instalación de las tribunas situadas en las zonas N2, G1 y el Balcón al Grao.

Los desvíos de tráfico comenzarán a realizarse un mes antes del Gran Premio. En concreto, la madrugada del domingo 20 al lunes 21 de mayo se cortará el acceso a las calles Ingeniero Manuel Soto y JJ Dómine, a fin de iniciar los trabajos de montaje de las gradas situadas en la recta principal del circuito. El domingo 17 de junio, una semana antes de la carrera, se procederá a cortar el tráfico por todo el circuito.

Con estas medidas se espera que, llegado el fin de semana del 22 de junio, todo esté listo para acoger una de las pruebas más peculiares del campeonato. Los pilotos se tendrán que enfrentar a las dificultades que ofrece un puente colgante y a muros de hasta cuatro metros de alto, mientras que los espectadores podrán disfrutar de la Fórmula 1 a escasos seis metros de la pista y desde yates que se encuentran en el mismo centro del trazado.

Fotografías: Poastro

Dejar respuesta