El fútbol en nuestras vidas

0
10744

Actualmente, el fútbol es más que un deporte. El balompié se ha convertido, desde hace bastante tiempo, en un elemento fundamental de la sociedad, no solo referente a lo deportivo, sino también a lo económico y social. Millones de personas en todo el mundo siguen cada fin de semana a su equipo. Además, leen, escuchan y ven a través de los medios de comunicación noticias deportivas relacionadas con este deporte. Sin ninguna duda, el fútbol mueve actualmente a las masas, y no solo eso, también grandes masas de dinero. En un mundo sumido en una crisis económica, las cifras que se manejan en torno a este deporte son totalmente desproporcionadas.

Por otra parte, la expectación que suscita puede llegar a límites insospechados; esto se comprobó en la final del Mundial de Sudáfrica 2010, ya que nuestro país se “paralizó” para ver el encuentro.

Este magnífico deporte, además, tiene la cualidad de unir a la gente. Así se pudo ver cuando falleció el sevillista Antonio Puerta: más de 25.000 personas lo despidieron. Recientemente falleció el director de cine Luis García Berlanga y la repercusión social y mediática no ha sido, ni por asomo, la misma. Esta comparativa es un ejemplo de cómo el fútbol no es solamente dar patadas a un balón; es mucho más, lo que un verdadero aficionado puede hacer por su equipo puede llegar a límites insospechados.

Y esto no pasa con los equipos grandes nada más, como el Real Madrid y el Barcelona. Seguidores de los equipos de su barrio, de Tercera división o de cualquier otra categoría que exista, pueden hacerse cientos de kilómetros de viaje por ver a su equipo y disfrutar con él. Este hecho es verdaderamente admirable, lo que puede llegar a hacer una persona por un deporte porque, a fin de cuentas, es solo eso; aunque claro está, solo sobre el papel.

Pero como todo en esta vida, el fútbol tiene aspectos positivos, la mayoría, y aspectos negativos. Gente fanática, la cual existe en todos lados desgraciadamente, utilizan el fútbol para cometer actos vandálicos y promulgar sus ideologías extremistas, ya sean de un lado político o de otro. Los campos de fútbol se convierten a veces en el escenario idóneo para el enfrentamiento fanático y, aunque estas personas sean absolutamente minoritarias en las gradas, es una verdadera lástima que se utilice un deporte tan bello y tan apasionante para estos fines.

Volviendo al aspecto económico, durante la temporada 2008-209, por ejemplo, los 20 clubes más ricos del mundo lograron facturar un total de 3,9 miles de millones de euros globales, una cifra que asusta solo con leerla. Esto demuestra la importancia del fútbol en esta materia. Con el dinero anteriormente citado se podrían hacer infinidad de cosas para y con la sociedad, e intentar que el mundo en el que vivimos sea un poco mejor para todos. Pero el divertimento de la gente y el afán empresarial de unos pocos prima sobre lo anteriormente citado.

El fichaje más caro de toda la historia del fútbol, el de Cristiano Ronaldo por el Real Madrid por 94 millones de euros, nos dejó atónitos a todos. Las 80.000 personas que presenciaron en el estadio Santiago Bernabéu su presentación delatan la fiebre social que este deporte despierta.

El fútbol está arraigado totalmente en nuestras vidas. Es imposible ahora mismo pensar en una sociedad sin campos de fútbol, jugadores profesionales, entrenadores, ligas nacionales y europeas… Excepto por el hecho de que se mueven miles y miles de millones de euros en torno a este deporte, solo puedo decir dos palabras: bendito fútbol.

Fuentes del texto:
Elaboración propia

Fuentes de las imágenes:
Gustavo Lazzari.
Juanjo Molina.
Ikpremium.

Dejar respuesta