El fracaso del Movimiento Verde en Irán

0
99

El pasado 21 de noviembre, la Casa Árabe de Madrid acogió la conferencia impartida por la profesora de la Universidad de Turín, Farian Sabahi, donde se analizó las causas del fracaso del Movimiento Verde en Irán. La comparación de las primaveras árabes y las consecuencias de estos movimientos sobre los derechos de las mujeres tejieron el hilo argumentativo de la ponente, que fue acompañada por la coordinadora del programa Socioeconómico y Empresarial de la Casa Árabe, Olivia Orozco, quien introdujo y moderó la mesa. 

Farian Sabahi durante su ponencia en la Casa Árabe de Madrid.

Irán se presenta como una gran potencia desde el punto de vista demográfico y económico, un hecho que los iraníes evidencian a través del sentimiento nacionalista. A pesar de lo que mucha gente piensa, no es un país árabe y su lengua oficial es el persa. Asimismo, Irán reúne tantas particularidades como causas en el fracaso del Movimiento Verde. Farian Sabahi nos descifra en  esta ocasión que el proceso no ha funcionado -a pesar de que otros territorios sí lo han conseguido- debido a que las autoridades del país estaban preparadas para la reacción que se produjo en el pueblo tras las elecciones.

Otra de las diversas causas se asienta en los países revolucionarios, donde han triunfado los movimientos; los medios de comunicación seguían informando y podían observar cómo se iba desarrollando la revuelta, pero en Irán el presidente cerró todos los periódicos e, incluso, las webs, según hizo alusión la especialista. De esta manera, la población no tenía forma de saber qué contaba sobre ellos la opinión pública internacional,  y por ende, si había apoyo de otros países. 

La persecución a los medios de comunicación para frenar el impulso que éstos pudieran darle al Movimiento Verde fue todo un éxito. Existen numerosos casos de periodistas que han sido detenidos por intentar promover este movimiento revolucionario. Entre ellos, podemos encontrar la encarcelación de un blogger iraní llamado Sattar Beheshti, periodista a favor del movimiento que hacía propaganda contra el Estado iraní. El gobierno de Irán no reconoce derechos a los presos y está permitido torturar a los encarcelados durante los interrogatorios con el fin de recabar  todo tipo de información. Sattar sufrió el martirio de los funcionarios y murió por ello; todavía hoy continúa la investigación del caso. 

La represión contra la prensa y los periodistas en particular se asocia también al caso del encarcelación e inhabilitación de una abogada iraní, defensora de los derechos de las mujeres. El motivo de la sentencia es haber grabado un documental del movimiento sin autorización; a modo de protesta, la abogada ha iniciado una huelga de hambre.

Respecto a la educación en Irán, el presidente Ahmadinejad ha puesto en marcha una política de retroceso que prohíbe el ingreso de las mujeres en las Facultades científicas con el objetivo de frenar la emancipación de las mujeres. Las universidades están divididas en Facultades para hombres y féminas, donde a veces el acceso de éstas no está permitido. Respecto a esto, Sabahi apuesta por una alternativa viable, la educación online. 

Fotografía: Diana Arias

Dejar respuesta