El fiasco del servicio Mapas de Apple se lleva por delante a su máximo responsable

0
112

El pasado mes de septiembre Apple lanzó su aplicación Mapas iOS. Sin embargo, pese a la apuesta que la compañía hizo por este servicio ­­-que le ha llevado a desligarse de su acuerdo con Google Maps- los primeros resultados no han sido nada satisfactorios. Los fallos en este sistema de cartografía ya han provocado el despido de su máximo responsable, Scott Forstall, y del supervisor Richard Williamson.

Esos ceses no los hizo públicos la compañía, sino que fue la agencia Bloomberg y, según esta, podría ser solo el comienzo de una larga serie de medidas que tendrá que tomar el responsable de área, Eddy Cue.

Si bien es cierto que la empresa anunció que al principio no todas las funciones de Mapas estarían disponibles, el mal funcionamiento del servicio fue más allá de pequeños detalles. Mapas era impreciso en sus localizaciones y situaba ciudades a kilómetros de su localización real; tampoco era capaz de ubicar direcciones concretas. Existe incluso una página web en la que se recogen algunos de los errores más sonados a los que hicieron frente los usuarios de la aplicación.

Poco después del fiasco, los responsables de la tecnológica publicaron en internet una carta de disculpa en la que pedían “perdón por la frustración que el mal funcionamiento de Mapas ha causado en nuestros clientes” y aseguraban que estaban “haciendo todo lo posible para mejorar esta aplicación”.

En esa misma circular, Apple recomendaba a sus fieles que mientras solventaban los problemas, utilizasen aplicaciones de la competencia, como la de Google, Nokia Maps o Waze, “creando un icono en la pantalla del dispositivo móvil que les condujera a esas aplicaciones web”.

La empresa Electronista ha elaborado recientemente un estudio que recoge los datos sobre el uso de la aplicación Mapas en los días posteriores al lanzamiento deiOS, donde analiza el caso de unos 5.000 usuarios de Reino Unido y Estados Unidos. Los resultados de este análisis muestran que una semana después de su puesta en marcha, el número de personas que utilizaban el servicio Mapas se había reducido del 35% al 4%.

Los expertos avanzan que tras este revés, Apple tendrá que pensar muy bien cómo orienta sus movimientos. Según analistas de Forrester, “el consumidor debe poder confiar en lo que ve como correcto. Ahora, Apple tiene que trabajar mucho para restaurar esa confianza”.

La compañía de la manzana debe, además, decidir cuál es su posición respecto a Google, de cuyo servicio Google Maps decidió prescindir a la espera del estreno de  iOS.En este contexto, además, el presidente de Google, Eric Schmidt, ha dejado entrever la posibilidad de crear una aplicación de Google Maps para aparatos Apple que podría estar ya preparada.

Así, los analistas adelantan que, probablemente, Apple tendrá que ceder y permitir la aplicación de Google en sus teléfonos y dispositivos móviles si no quiere que le acusen de actuación monopolística.

Fotografía: netzkobold

Dejar respuesta