El festival Día de la Música abre el verano en Matadero

0
115

La temporada de festivales de verano tuvo su inicio en Madrid durante los días 21 y 22 de junio con la celebración del Día de la Música, que si bien otro años había presentado un cartel de mayor atractivo, cumplía con creces sus objetivos en esta nueva edición.

The Horrors, durante su actuación en Día de la MúsicaA decir verdad, el principal atractivo del viernes 21 era la presentación en la capital de Impronta, el reciente nuevo disco de los granadinos Lori Meyers, del mismo modo que la visita de The Horrors, pero desde nuestra llegada a Matadero pudimos descubrir una banda que despertó nuestro interés: Deptford Goth. Una propuesta atípica para dar comienzo a un festival, pero que congregó a un gran número de asistentes que escucharon con respeto y atención las brillantes composiciones de Daniel Woolhouse, el hombre que se esconde bajo el nombre de Deptford Goth. Un teclado con sintes, un contrabajo… una psicodelia atípica con un sonido denso, pausado porque choca para abrir un festival pero que sin ninguna duda, merece la pena.

Tras él no tardaría en dar comienzo uno de los conciertos que más esperábamos, como la introdujo Julio Ruíz (Radio 3) el de “la dulce Ana López, o lo que es lo mismo, Anni B Sweet”. La malagueña presentaba su último EP, Ridiculous Games, en el escenario Nivea Soft acompañada de una banda muy válida, entre los que se encontraba David El Indio de Vetusta Morla a la batería y un Moises muy peludo al teclado. Un concierto que comenzó con “Again”, canción perteneciente a su álbum debut Start, Restart, Undo, y que fue in crescendo a medida que avanzaba la hora y se iban sucediendo canciones como “Goodbye child”, “Motorway” o la demo incluida en el EP Land. La simpatía y gratitud de Ana, así como sus dotes musicales, nos dejó embobados, todos comíamos de su mano. Uno de los grandes momentos fue cuando Anni B Sweet interpretó el tema “Religión” de Lori Meyers acompañada de Noni, cantante de los de Granada, del mismo modo que esa “cover de la cover”, como ella misma presentó entre risas, de “Take on” me más cercana a la versión original. Para cerrar nada más lejos que una brutal y agresiva sureñada, y Anni dejó de ser un poco B Sweet.

Hola A Todo El Mundo, tras su vuelta al inglés en el muy celebrado Ultraviolet Catastrophe, copan la gran mayoría de los carteles de los festivales nacionales e incluso internacionales felicitados por sus potentes e intensos directos; y en Día de la Música no podía ser menos. La banda interpretó al completo su último trabajo concluyendo el show con una colaboración de C. Tangana. Mientras tanto Cápsula mostraba su directo potente, salvaje y frenético incluso estrenando canciones que formarán parte del que será su próximo disco. Sin embargo la gran expectación se centraba en Lori Meyers, pues presentaban en Madrid su quinto disco, Impronta, que curiosamente les ha ganado una cantidad desmesurada de detractores por su cada vez mayor acercamiento a los sonidos electrónicos, del mismo modo que les ha aupado a convertirse en una de las “bandas de estadio” de nuestro país siendo un claro atractivo en la gran mayoría de los carteles de este verano.

Anni B Sweet en el Día de la MúsicaEl sexteto de Loja comenzó el show de una forma inmejorable, “Una Señal” mostró el rumbo de sus nuevos tiempos, pero “Dilema”, ya como hit indiscutible de la banda, recordó el sonido de “Hostal Pimodán”. Un set muy equilibrado en el cual desplegaron una multitud de canciones que avalan su trayectoria como banda y su crecimiento en la escena nacional, donde si el público se sabía todas las canciones, ni que decir tiene que todos coreamos esos “paparapapapas” de “Luces de Neón”, Lori Meyers con Noni al frente dieron todo sobre el escenario. A pesar de centrarse en mayor medida en Impronta, como la ocasión lo pedía, el repertorio fue generoso con los nostálgicos recuperando “Tokio ya no nos Quiere”, “Corazón Elocuente” o “Sus Nuevos Zapatos”. “Planilandia” y “Huracán”, perfectamente integradas con las canciones más conocidas, el fin de fiesta fue insuperable gracias a temas que invitan a ello en una progresión ascendente, “Mi Realidad”, “Emborracharme” y “Alta Fidelidad”, con Noni en esta última entre el público cantando y pidiendo a Mariano, el presidente del Gobierno, que escuchase a la gente, sin olvidarse minutos antes de pedir un IVA más reducido.

The Horrors era la gran propuesta internacional de la jornada y el cierre de la misma. Capitaneados por Faris Badwan abrieron su actuación con Mirrors Image. Un repertorio centrado en sus dos últimos álbumes hizo las delicias de los asistentes canciones como “Who Can Say o Still Life”.

El sábado 22 de junio el festival abrió con los riquísimos Egon Soda. Los barceloneses aprovecharon para presentar su último trabajo El hambre, el enfado y la respuesta y como no es de sorprender dieron una apertura del segundo día del festival dejando el listón muy alto. A su vez, en el escenario nívea Soft, tocaron Fuckaine, la banda ganadora del concurso de maquetas de Día de la Música 2013 . Tocaron temas de su primer Ep Summer Songs For Kids y al ser los elegidos entre más de 470 maquetas, tendrán un espacio en los Red Bull Studios de Matadero para grabar su trabajo. Sin más reparo ni pausa, con todas las ganas y como merecedores ganadores, derrocharon un poquito de post punk de lo más fresco mezclado con toques electrónicos.

Lianne La Havas, sin palabras. Si bien es cierto, en las dos últimas ediciones, El Día de la Música ha apostado por música negra abanderada por mujeres: Azealia Banks o Janelle Monae, y este año a continuado. La Havas derrochó vozarrón con “Dont wake me up” y destrozó al público con temas como “Forget” o “Is your Love Big Enough?”. A posteriori dieron caña los agresivos y radicales The Fall en el escenario Acciona, que sellaron el fin de su concierto con 5 minutos abruptos de distorsión de la mano de bajo y guitarra; mientras que a su vez la neoyorkina Katie Crutchfield irrumpía con su folk en el escenario Nivea Soft. Katie, vocalista de Waxahatchee, hizo una brutal mezcla entre American Weekend y Cerulean Salt, y puso fin al concierto con una muy agradecida versión del “knock knock knockin on heavens door”.

Por último, el cierre del festival llego de la mano de These New Puritans a las 12 de la noche, y de los esperadísimos y tan de moda Disclosure la 1:15, dos ideas muy diferentes. Como primer plato de cierre, los hermanos genemos Barnett, de These New Puritans, empaparon el ambiente de misticismo: luces rojas, trompetas fúnebres, pianos, distorsiones y toques árabes. Por otra parte, los jóvenes Disclosure, revolucionaron el ambiente con sus hitazos del momento. Un buen cierre, para un buen festival y un fantástico comienzo de verano madrileño.

Fotografía: Iñigo de Amescua
Imágenes cedidas por Día de la Música

Dejar respuesta