El FC Barcelona recibe el Laureus al mejor equipo del año

0
77

La entrega de los premios Laureus 2012 coronó al Fútbol Club Barcelona como el mejor equipo del año pasado, situándose por delante de los Dallas Mavericks de la NBA, el Red Bull Racing Team de la F1, la selección inglesa de críquet y la selección japonesa femenina de fútbol. Sergio García, candidato a la mejor reaparición del año, no fue reconocido con el galardón, que cayó en manos de Darren Clarke. 

Sandro Rosell fue la representación del FC Barcelona en los Laureus

2011 fue un año plagado de triunfos para el FC Barcelona, equipo que de la mano de Pep Guardiola consiguió cinco de los seis títulos en juego la temporada pasada: Liga, Champions League, Supercopa de España, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes. La innegable capacidad de los barcelonistas para sumar triunfos en los últimos años ha tenido la recompensa de recibir el último reconocimiento que les faltaba, el Laureus al mejor equipo.

Los premios Laureus, de escaso eco mediático en España, vienen a ser considerados los Oscar del deporte. El jurado que decide la distribución de los distintos galardones está formado por antiguas glorias del deporte, como Nadia Comaneci, Sergei Bubka o Mark Spitz. La 13ª edición se celebró en Londres, ciudad que albergará este año sus terceros Juegos Olímpicos y escenario ideal para comenzar un año con tanto significado en el mundo del deporte.

Uno de los premios más valorados, el de mejor equipo del año, era esperado con gran expectación, sobre todo por el nivel de los nominados. La escudería de F1 Red Bull se ha mostró intratable en todos los circuitos el año pasado; los Mavericks, liderados por Dirk Nowitzki, consiguieron un anillo de campeón NBA muy perseguido; y la selección femenina japonesa, también conocida como las Nadeshiko, se alzó con el Mundial Femenino. Por detrás en cuanto a favoritismo partía la selección inglesa de críquet, ya que el Mundial lo ganó India el año pasado.

El Laureus a los mejores deportistas masculino y femenino lo ganaron Novak Djokovic y Viviane Cheruiyot, respectivamente. El premio a Djokovic era obvio tras el año superlativo que ha vivido el tenista serbio, reafirmado en la última semana tras la conquista del Open de Australia en otra final épica ante Rafa Nadal, a quien sucede en el palmarés. Por su parte, la keniana Cheruiyot es una de las atletas que más focos tendrá sobre ella en los JJOO.

En el apartado de revelación del año se cuela el golfista norirlandés Rory McIlroy, quien con solo 22 años se adjudicó el US Open, uno de los cuatro grandes torneos en el circuito de la PGA. McIlroy es el líder de una nueva generación de jóvenes golfistas que amenaza el statu quo de los grandes dominadores del circuito en los últimos años.

Entre las nominaciones al regreso del año se encontraban el golfista español Sergio García, quien ha vuelto a reencontrarse con el triunfo tras una mala racha bastante prolongada; y el lateral izquierdo francés del Barcelona Éric Abidal, a quien se le diagnosticó un tumor en el hígado del que se recuperó en un tiempo récord, justo a tiempo para alzar la cuarta Champions League del Barcelona. No obstante, el premio fue a parar a Darren Clarke, otro golfista de Irlanda del Norte, quien se adjudicó el Open Británico a los 42 años tras veinte intentos infructuosos.

El reconocimiento al mejor deportista discapacitado fue a parar al atleta sudafricano Óscar Pistorius, conocido como Blade Runner por sus piernas de fibra de carbono. Pistorius consiguió la medalla de plata en el relevo 4×400 en los pasados Mundiales de Daegu, compitiendo con atletas no discapacitados.

Kelly Slater se alzó merecidamente con el premio al mejor deportista extremo del año. El mediático surfista suma así su cuarto premio Laureus, igualando en el ranking a Roger Federer. Ganar once veces el Campeonato del Mundo de surf, enfrentándose a deportistas que por edad podrían ser sus hijos, ayuda a explicar el prestigio internacional de Slater, quien ha conseguido ser la viva imagen de su deporte.

Por último, la Academia quiso premiar a Bobby Charlton como reconocimiento a toda su vida deportiva, plagada de éxitos en el Manchester United, donde fue un miembro destacado de la generación de los Busby Babes, que fallecieron trágicamente en un avión al regresar de un partido en Múnich. Otro ex futbolista, el brasileño Raí Souza, recibió el premio al espíritu deportivo por la labor social que está desarrollando en Brasil, donde protagoniza campañas a favor de la justicia social.

Fotografía cedida por Laureus Archive: Tom Dulat (Getty Images for Laureus)

Dejar respuesta