El fantasma del petrolero Prestige sigue vivo diez años después

0
196

Esta semana se celebra el 10º aniversario de la tragedia que bañó las costas gallegas de chapapote, el hundimiento del petrolero “Prestige”. Por este motivo el pasado martes 13 se reanudó el juicio en busca de los culpables

El 13 de Noviembre del 2002 el petrolero Prestige lanzaba un SOS como consecuencia de una vía de agua causada por la fuerza del temporal de Fisterra. Transportaba 77.000 toneladas de fuel de Letonia a Gibraltar y fue en las costas gallegas, donde terminó hundiéndose. Casi una semana después, el 19 de noviembre, en un intento de alejar el buque de Galicia, se partió en dos y se hundió, quedando a 250 kilómetros de las costas. El fuel se vertió en el mar y la marea negra tiñó las costas gallegas, causando un gran impacto ambiental en la flora y la fauna de la zona. Un total de dos mil kilómetros de costa fue cubierta por la masa negra, mejor conocida como chapapote. 

Fueron muchas las aves, animales marinos, rocas, arenales, y algas que resultaron afectadas por esta marea y por  las medidas que se utilizaron para su posterior limpieza. Miles de voluntarios procedentes de toda España se trasladaron a Galicia para ayudar en las tareas de descontaminación, sólo así se logro recuperar, poco a poco, lo que habían sido aquellas costas que se atisbaban plenamente negras. Los daños que el vertido ha causado en el fondo del mar han sido más difíciles de evaluar pero se estima que en la actualidad las aguas profundas siguen contaminadas.

Con motivo del décimo aniversario se ha reanudado, en el recinto ferial ExpoCoruña, el juicio oral en busca de los responsables de la tragedia, comenzando por el capitán del barco, el griego Apostolos Mangouras, al que la Fiscalía solicita más de 12 años de cárcel, siete por un delito contra el medio ambiente y cinco por daños en espacios naturales protegidos. Durante este mes también acudirán al juicio el jefe de maquinas, Nikolaos Argyropoulos y el exdirector general de la Marina Mercante, José Luis López Sors.

Los ecologistas no olvidan la tragedia, por esta razón han realizado innumerables campañas en las que proponen abandonar la dependencia de los combustibles fósiles  para así evitar que ocurra lo mismo. Sin embargo, en España, el 47% de la energía que consumimos proviene del petróleo y de los 88 millones de barriles que se consumen en el mundo, el 1,7% se consumen en nuestro país, lo que demuestra lo dependiente que se es del petróleo y lo difícil que sería superar la situación actual. A pesar de esto el consumo ha descendido debido, sobre todo, a la crisis, lo que ha hecho que las energías renovables, poco a poco, tomen el testigo. Los activistas de Greenpeace ya han demostrado su descontento con que la situación no haya cambiando lo suficiente y lo expresan con el lema “Otro Prestige es posible”, además han realizado un informe en el que denuncian que no se hayan cubierto, por una parte, las responsabilidades en el ámbito económico, legal y político, y por otra, los impactos reales en la salud y el medio ambiente. Han hecho especial hincapié en la existencia de alternativas al uso del petróleo, para así poder evitar que los buques petroleros ensucien las costas con sus vertidos.

 Imagen:  Flickr

Dejar respuesta