El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde

0
250

El extraño caso del Dr  Jekyll  Mr  HydeSoy Utterson, abogado,
tímido, alto, londinense;
del que quizás, uno piense
que está recontra chiflado.
Mr. Enfield (¡condenado!)
me sembró en el pensamiento
revisar el «Testamento
del Dr. Jekyll» (¡qué mágica
historia, sombría y trágica,
como fue su último aliento!).

Una niña maltratada
tras pasar por una esquina,
luego un viejo de oficina
con la cara destrozada.
Muerte, crueldad, niebla, nada
tras Mr Hyde, protegido
de Jekyll, vil y temido,
ser bestial que se desliza
por la tierra que hipnotiza
con pócimas y quejidos.

¿Cuánto de bien o de mal,
de Jekyll o de Hyde somos?
¡Lo saben los mayordomos!,
¡qué químico tan brutal!
Mr. Jekyll, loco y dual,
trabajó un experimento…
Sacó de sí, un ser violento:
Mr. Hyde, Hyde, Hyde, Hyde, (¡muerte!)
Mr. Hyde, Hyde, Hyde, Hyde, (¡fuerte!)
¡Don Mr. Hyde! ¡Sufrimiento!

Al ver el cuerpo suicida
de Hyde, pienso en la razón
del hombre y su condición
de especie sin luz, perdida.
No soportó más la vida
ni al verdugo sin piedad
que nació de su maldad
(maldad que tenemos todos,
y ocultamos de mil modos).
¡Oh Jekyll! ¡Oh Humanidad!

Fuente de la imagen:
Google Images

Dejar respuesta