El Eurobasket, día a día: Jornada 13 – A un paso de la gloria

0
150

Dicen los más supersticiosos que el número 13 da mala suerte, pero la selección española de baloncesto ha sabido sobreponerse a los malos augurios y se ha impuesto en la decimotercera jornada del campeonato a Grecia en el partido más difícil que han disputado hasta ahora en el Eurobasket. Solo una victoria ante Rusia les separa ya del ansiado oro.

El cambio de horario de este partido (a las 19:00 horas) respecto a todos los anteriores jugados por la selección española (21:30) hizo que ayer también cambiarán las rutinas a seguir antes de los partidos. Hace unos días, Carlos Cabezas, en su blog personal, apuntaba la importancia de seguir siempre las mismas actividades a la misma hora antes de los partidos, algo que los horarios de los partidos les habían permitido hasta las semifinales. Y, casualmente, cuando cambian estas rutinas y se les presenta su partido más complicado.

Los griegos salieron a luchar por la final. Su buen juego se debía en parte a que el día anterior, en los cuartos de final, habían conseguido remontar un resultado adverso contra Eslovenia en los últimos minutos, hecho que les dio moral para enfrentarse a los españoles. Pese a esto, los jugadores españoles consiguieron dominar el juego y se impusieron en el primer cuarto con una diferencia de 6 puntos.  Pero en el segundo cuarto el juego se igualó más, hasta solo poder mantener dos puntos a favor del equipo de Pepu. Los griegos basaban su estilo de juego en la dureza y los españoles no sabían hacer frente al vendaval de triples que anotaban los griegos. Especialmente activo estaba el griego Spanoulis, que se convirtió posteriormente en el máximo anotador del partido con 24 puntos.

El segundo tiempo empezó sin ningún viso de recuperación de equipo español. Por si esto fuera poco, según pasaban los minutos, el trío arbitral tomaba decisiones cada vez más protestadas por la afición que ayer si llenaba el Palacio de los Deportes de Madrid. La acción más protestada fue una falta técnica señalada a Rudy Fernández  “por hacer un comentario”, según el acta arbitral. Esto unido a varios contraataques detenidos por dudosas “faltas de ataque” de los españoles hicieron que los ‘golden boys’ se plantarán en el último cuarto un punto por debajo de los griegos.

Con muchos minutos para los cinco titulares de Japón (Pau Gasol, Garbajosa, Calderón, Jiménez y Navarro) y muy pocas rotaciones, del banquillo solo jugaron un tiempo apreciable Felipe Reyes y Rudy, la emoción estaba a flor de pie. Los aficionados del pabellón gritaban y animaban en cada jugada encabezados por el tenista Rafa Nadal que no quiso perderse este gran acontecimiento. Según aseguran algunos jugadores como Calderón, “el sexto hombre les hizo en muchos momentos mantenerse en el partido”. Después apareció un enorme Juan Carlos Navarro que junto a Pau Gasol  se convirtieron en la referencia para el equipo español.

A pesar de que el equipo griego seguía buscando un juego bronco y duro, los españoles pudieron controlar el partido gracias, en parte, a la gran actuación desde la línea de tiro libre, con un porcentaje de más del 96 % de aciertos.

El sufrimiento tanto de aficionados como de jugadores y cuerpo técnico ha merecido la pena. España jugará la final del Eurobasket por quinta vez en su Historia. Las estadísticas están en su contra porque ningún equipo ha conseguido ganar el Europeo después de ser campeón del Mundo. Pero como dicen los expertos, las estadísticas están para romperlas.

La final le enfrentará de nuevo a Rusia, a quién ya ganó en la segunda fase del torneo por doce puntos de ventaja. Pero como hemos visto ante Grecia, los equipos grandes se crecen en los partidos más importantes. Esto también pasó en encuentro de semifinales que enfrentó a los rusos contra Lituania, un equipo que ha hecho un gran campeonato pero en el momento decisivo se notó su falta de experiencia.

 

Partidos de Semifinales
(15 de Septiembre de 2007)

España – Grecia: 82 – 77
Rusia – Lituania: 86 – 74

Dejar respuesta