El estrés y fumar en el embarazo aumenta el riesgo de adicción en las hijas

0
158

Según un estudio publicado en Biological Psychiatry, los fetos femeninos expuestos al tabaco durante el embarazo son más propensas a sufrir una dependencia hacia la nicotina. Asimismo, fumar puede provocar en los bebés problemas respiratorios, bajo peso y otros trastornos de comportamiento.

lklk

Fumar es perjudicial para el feto, tanto a nivel físico como psicóligico. Puede provocar en los bebés problemas respiratorios, bajo peso al nacer o trastornos de comportamiento. También puede darse el caso de aborto, complicaciones o malformaciones. El Instituto Valenciano de Infertilidad ha señalado que puede afectar a su aparato reproductor causando infertilidad. Otra consecuencia a largo plazo sería lo que determinan los datos del estudio que ha llevado a cabo el Centro para el Comportamiento, en Miriam Hospital de Providence.

Para el estudio -derivado de un proyecto estadounidense de 1959- se seleccionaron a 1.086 madres. Durante 40 años se ha hecho un seguimiento a 649 mujeres y a 437 hombres en función de los niveles de tabaquismo y hormonas de la madre durante el periodo de gestación. La investigación concluyó que las hijas, a diferencia de los varones, habían adquirido una mayor dependencia hacia el tabaco. Por tanto, las chicas de madres fumadoras tienen mayores probabilidades de consumir en la adultez. Se piensa que esto supone un “circulo vicioso”, en el que las hijas propensas al tabaco, durante el embarazo, pueden exponer a sus hijas, de forma que se pase de una generación a otra. Todavía se desconoce el motivo, lo que sugiere un estudio a largo plazo. Sin embargo, Stroud planteó que “los mecanismos posibles incluyen diferencias sexuales en la regulación de la hormona del estrés en la placenta y en la adaptación a las exposiciones en el ambiente prenatal”.

Laura Stroud, autora del estudio e investigadora de los Centros de Medicina Conductual y Preventiva del Hospital Miriam en Providence, manifestó que en el hallazgo hay implicita una diferencia sexual hasta el punto que el cortisol y la nicotina podrían afectar al cerebro femenino de forma distinta al masculino. El tabaco y el estrés tienen una relación directa, por lo que Stroud lo considera un “golpe doble” para la salud del bebé.

Dejar respuesta