Rupert Murdoch y News of the World, un escándalo sin final

0
54

Dimisiones en el gobierno, escuchas de la Familia Real, el caso de una joven asesinada al mismo tiempo que se producen las escuchas de los mensajes de voz en su móvil, el hijo que dimite… Podrían ser las secuencias de un verdadero culebrón, aunque es la historia real protagonizada por Rupert Murdoch. Después de que el Parlamento británico censurara la gestión del magnate y que la Comisión de Cultura, Medios y Deportes declarara que éste “no se encuentra en condiciones de dirigir una gran empresa internacional”, las imputaciones de Rebekah Brooks, ex consejera delegada de News International, y su marido, Charlie Brooks, perpetúan un escándalo que parece no tener fin.

Las declaraciones de la Comisión británica de Cultura, Medios y Deportes se remontan a la investigación que comenzó en julio de 2011, tras la cual se puso fin al dominical News of The World. “Basándose en los hechos y evidencias presentadas ante este comité, concluimos que, si en los momentos adecuados Rupert Murdoch no dio los pasos necesarios para estar plenamente informado sobre las escuchas telefónicas, es porque cerró los ojos y mostró una ceguera voluntaria sobre lo que pasaba en sus compañías y publicaciones”, sentenció la comisión después de exponer datos más que concluyentes.

Pero como a perro flaco todo son pulgas, la situación acaba de empeorar para el magnate después de conocerse hace unos días la imputación de Rebekah y Charlie Brooks, arrestados en marzo a raíz del espionaje periodístico del semanario británico. 

Asimismo, la Comisión dio un paso demoledor al comentar la gestión de Murdoch: “Concluimos, en consecuencia, que Rupert Murdoch no es una persona en condiciones de ejercer la administración de una gran compañía internacional”. A pesar del escándalo en el que se encuentra el empresario, quien en Reino Unido ha sido calificado como un “cáncer”, hay que destacar que el dictamen parlamentario no tiene valor jurídico, pero puede afectar al imperio mediático del australiano. En estos momentos, el regulador de las telecomunicaciones, Ofcom, tiene abierta una investigación para aclarar si News International, filial de News Corp, puede gestionar el gigante televisivo BSkyB. El problema para el magnate reside en que Ofcom puede hacer caso a las conclusiones de la Comisión de Cultura y obligar a Murdoch a vender su participación en BSkyB, lo que pondría en peligro toda la compañía.

Esta Comisión deja las cosas claras: “Corporativamente, News of The World y News International engañaron a la Comisión acerca de la verdadera naturaleza y extensión de las investigaciones internas que aseguran que llevaron a cabo en relación a las escuchas telefónicas. Al dejar de investigar de forma adecuada y al ignorar las pruebas de mala conducta generalizada, News International y su matriz News Corp mostraron una ceguera voluntaria por la que los directores de la compañía, incluidos Rupert y James Murdoch, deberían asumir responsabilidades”.

La situación, además, no presenta visos de mejora tras conocerse que Rebekah Brooks comentó con el primer ministro, David Cameron, la idea del magnate, que planeaba hacerse con el cien por cien de BSkyB, una acción para la que necesitaba luz verde por parte del Gobierno. Abordado en una cena navideña de 2010, Cameron matizó que el tema se abordó porque estaba de actualidad y reconoció que la conversación tuvo lugar durante el transcurso de un almuerzo privado con el responsable del Tesoro, George Osborne.

Tras todos estos sucesos, lo único seguro es que la historia del magnate no termina aquí. Este octogenario y su imperio aún darán mucho que hablar en un escándalo que parece no tener fin. 

Fotografía: EFE

Dejar respuesta