El ‘efecto Jémez’ esquiva el descenso

0
98

El Rayo, que llevaba desde la jornada 16 en los últimos puestos, ha encarrilado tres victorias consecutivas (Valencia, Real Sociedad y Almería) que le han permitido salir de la quema. Paco Jémez, fiel a su estilo ofensivo y sin hacer caso a las críticas, ha obrado lo que hace varias jornadas parecía un milagro. El conjunto franjirrojo no encadenaba tres triunfos seguidos desde hace algo más de un año.

Paco Jémez (43), entrenador del Rayo Vallecano. Foto: Pedrito Guzman (flickr)
Paco Jémez (43), entrenador del Rayo Vallecano. Foto: Pedrito Guzman (flickr)

Desde casi el inicio de Liga, al equipo y al entrenador se les han achacado las continuas derrotas, pero sobre todo la cantidad de goles encajados por su propuesta ofensiva. Sí, es el conjunto que más goles llevan encajados (62), pero su cifra de goles a favor (32) le dejarían en mitad de tabla si los comparamos con los de sus rivales. El Espanyol se sitúa noveno con un partido menos y tiene los mismos goles a favor que los rayistas. Todos los equipos de abajo han marcado menos goles a favor, con la excepción del Celta de Luis Enrique.

En cambio, en los últimos tres partidos algo ha cambiado. Tres goles en contra pero siete goles a favor han hecho que el Rayo se coloque en la posición 16 gracias a la victoria en el último encuentro (3-1) ante el Almería. Doce jornadas consecutivas han estado en Vallecas mirando de reojo el descenso a la Liga Adelante, aunque por el momento el equipo comandado por Jémez lo ha evitado. Muchas cosas han cambiado desde aquel año pasado cuando casi luchaban por Europa: cosa que era inusual dado el presupuesto del equipo madrileño, aunque es una razón más para saber que desde la humildad y el esfuerzo se puede conseguir más fácilmente las heroicidades.

Aun así, tanto el plantel de futbolistas como Jémez han modificado cosas. No un cambio de entrenador como voceaban algunos, no una modificación en el estilo de juego, pero sí el hambre, la intensidad y la concentración con la que los jugadores están entrando al campo estos últimos partidos. Si tuviéramos que destacar algunas sorpresas, serían sobre todo cuatro jugadores: Larrivey, Iago Falqué, Alberto Bueno y Rochina. El primero lleva cuatro goles en tres partidos y sus cabezazos ya son temidos por los rivales y adorados en Vallecas. Después de sus dos goles ante el Almería, la afición rayista se entregó al jugador.

El siguiente es Iago Falqué. Canterano en Can Barça y que tras el maravilloso partido que hizo en la victoria ante el Málaga hace ya unas jornadas, se acabó de destapar del todo. Goles, pero sobre todo velocidad y asistencias de gol (dos en el último partido) han hecho que sea un imprescindible. Los siguientes son Bueno y Rochina, los dos son sin hacer mucho ruido, el gol personalizado. Alberto Bueno comenzó la remontada en Anoeta y en el último partido ha vuelto a abrir la lata. Por otro lado, la incorporación en el mercado invernal de Rochina ha supuesto más gol, pero sobre todo conducción y ‘saber qué hacer’ con la pelota.  

Mención aparte hay que hacer a Roberto Trashorras. No se ha incorporado al pelotón de sorpresas de la temporada, porque lleva bordándolo y sosteniendo a este Rayo desde hace varias campañas. Y es que, el capitán no es solo grande en sus lanzamientos de falta, también lleva la manija del mediocampo.

Este Rayo Vallecano ha encajado la barbaridad de 62 goles, registro muy negativo que no es responsabilidad exclusiva de los de atrás. El engranaje colectivo no ha terminado de funcionar aunque la defensa franjirroja encadena tres partidos muy bien ordenada. El próximo partido, contra el Real Valladolid, será determinante en dos aspectos. En primer lugar, para espantar los fantasmas de ese 6-1 del año pasado en Pucela; y en segundo lugar, para que este Rayo siga en racha, creciendo y quizá pudiendo evitar jugarse el tipo en las últimas jornadas. 

Dejar respuesta