El economista de Izquierda Rafael Corréa se hace con la Presidencia de Ecuador en segunda vuelta

0
167

Cómo sobrevivir a una legislatura en Ecuador

Después de vincularse al populista Hugo Chávez y de mostrarse contrario a la política estadounidense, el candidato de Alianza País parece haber tomado ahora una postura algo más moderada con vistas a ganar una confianza que hace años que su país no tiene en su clase política. Si lo consigue, será el primer presidente electo democráticamente desde hace una década que completa su mandado de cuatro años.

En la primera vuelta electoral del 15 de octubre, Correa obtuvo tres puntos porcentuales menos que el millonario empresario bananero Álvaro Noboa, posiblemente por los radicales posicionamientos del izquierdista, empeñado en mostrarse aliado del presidente venezolano Hugo Chávez y por sus deseos de redactar una nueva constitución.

Tras suavizar su discurso en torno al modelo económico neoliberal de sus vecinos países latinoamericanos y lo más importante, un distanciamiento del líder izquierdista venezolano, Rafael Correa se ha hecho con aproximadamente el 57 por ciento de los votos en los comicios del 26 de noviembre. Casi un millón de papeletas le separan de su oponente derechista Noboa, que buscaba la presidencia por tercera vez y que amenaza con pedir un recuento de votos.

La campaña para esta segunda vuelta ha sido fundamental. Su reunión con la embajadora de Estados Unidos en Ecuador y sus promesas de atraer inversión extranjera y de generar un crecimiento económico que cree empleo en el empobrecido país han funcionado.

Hay analistas que explican su victoria gracias a la unión de los partidos de izquierdas. Así, Alianza País recibió casi las totalidad de los votos obtenidos en primera vuelta por los ahora ex candidatos, Filmar Gutiérrez, de Sociedad Patriótica, y León Roldós, líder de la alianza ID-Red.

Sin embargo, más difícil le será llevar a cabo su plan de convocar una asamblea constituyente. Su grupo político no tiene representantes en el parlamento, por lo que poco podrá hacer en el congreso de 100 miembros, donde las minorías que pueda formar a través de alianzas representen posiciones marginales. Los enfrentamientos entre el ejecutivo y el Congreso son habituales en el país, donde una multipartidista oposición ha derrocado a los tres últimos presidentes. Las cosas así, Correa deberá medir sus palabras ante una posible campaña de descrédito, tan poderosa como para derribarle.

De momento, Correa deberá tomar posesión el próximo 15 de enero, todo un reto.

Fuentes:
ciudadaniainformada.com, elpais.com, infolatam.com
Foto:
elpais.com

Dejar respuesta