‘El discurso del rey’: cine puramente british

0
680

Una nueva película sobre el pasado reciente de la Monarquía Británica y la superación de un rey.

Inglaterra; Jorge VI (Colin Firth), Elizabeth Bowes-Lyon (Helena Bonham Carter)y Lionel Logue (Geoffrey Rush). Un trío de grandes personajes, grandes interpretaciones y una auténtica historia real componen una de las mejores películas del año, merecidamente reconocida en el día de ayer (17 de enero) con el el Globo de Oro a mejor actor principal para Colin Firth.

La cinta, (en su título original The King´s Speech), coproducción británica-australiana, dirigida por Tom Hooper y escrita por David Seidler está basada en la relación que mantuvieron el rey Jorge VI, antes duque de York, y su terapeuta Lionel Logue, un excéntrico actor fracasado que le ayudará a mejorar sus problemas de tartamudez.

Un vestuario impecable pone la guinda a un film en el que a través de los personajes se hace un repaso por los líos de una familia que rigió el destino de la cuarta parte del mundo; el Imperio Británico.

Siempre ha habido curiosidad por la realeza. Una gente que aunque hoy puedan parecer más o menos anacrónicos y más cercanos a las páginas del papel couché que a las de los libros de historia, eran en los 30s y 40s del pasado S.XX, emperadores de la India. Los “discursos tartamudos” de un Jorge VI se dirigían a la Nación y al Mundo; a 458 millones de súbditos, a 33 millones de Km2.

Partamos de que no debe ser muy normal ser el rey más poderoso de la Tierra, pero supongamos que quién lo es, es tartamudo y tiene que dar discursos a un pueblo que lucha en plena II Guerra Mundial. Sigamos suponiendo e imaginemos que del rey que hablamos no quería serlo y que lo más cercano al amor que conoció fue el de sus niñeras.

A muchos les parecerá más trágica la vida de cualquier soldado británico de su pueblo que combatió por su país, pero esto es una película y que empatice con él quién lo quiera hacer.

Los reyes pueden gustar o no, también puede gustar la historia o no hacerlo, pero conocer la historia de quienes nos gobernaron es conocerla en sí mismo. Son inseparables. Jorge V, María de Teck, Eduardo VIII y la icónica Wallis Simpson, las princesas Isabel (hoy Isabel II), Margarita ySir Winston Churchill deambulan como secundarios por una película que puede muy bien servir de contexto a cualquier iniciación en el aprendizaje de esta etapa de Inglaterra.

Dejar respuesta