El “desengaño” de las optativas en nuestra facultad

0
185

“Esta asignatura se llama Gabinetes de Prensa, pero en realidad vamos a estudiar como se dirige una empresa”. Estas fueron las palabras de una profesora de nuestra facultad, Ciencias de la Información, al comienzo del pasado año académico. ¿Cuántas veces hemos escuchado frases similares? Seguro que más de uno ha escogido una optativa o asignatura de libre elección pensando que iba a estudiar ciertos contenidos y al final de curso se ha encontrado con unos apuntes que mucho distan de sus expectativas iniciales.
Esta profesora en concreto (no daremos nombres) justificaba su cambio en una cuestión de “falta de acuerdo en el departamento al nombrar la asignatura”, sin tener en cuenta que muchos de los estudiantes en el aula, habían escogido su materia, precisamente, por su nombre. Ahora, tras un mes y medio de clases, es el momento de examinar las asignaturas optativas en nuestra facultad.

A lo largo de la carrera tenemos 36 créditos que completar con optativas y otros 33 de libre elección, que en muchas ocasiones se cursan como las anteriores.

Además de esto, se supone que son materias que nos ayudan a la especialización. ¿Pero qué orientación tenemos sobre esas asignaturas? Simplemente un título que no siempre se corresponde con lo que da el profesor. Ni siquiera están constituidas en bloques, de manera que conformen una unidad temática,  así que la especialización es más que dudosa. Si un alumno está interesado en Relaciones Internacionales posiblemente no tenga la opción de cursar todas las asignaturas que quiera por motivos de horarios.

En cuanto a la oferta, tampoco podemos decir que sea generosa Pongamos otro ejemplo: un alumno que se quiera especializar en información deportiva, solo tiene una asignatura que abarca ese tema. Los estudiantes reclaman desde hace tiempo una mayor oferta de asignaturas optativas, así como una ampliación de sus horarios.

Lara González es una estudiante de 4º de periodismo y se queja de las pocas plazas que hay en las optativas: “deberían dejar plazas para la gente de septiembre, y más cuando se supone que nos especializamos a través de las optativas. Las que son más interesantes se llenan enseguida, y después hay un montón de asignaturas que realmente no te ayudan a la carrera”. Blanca Cruz, estudiante también de 4º está contenta con la optativa que ha escogido este año, Comunicación Política; “es muy interesante y el profesor explica muy bien. Además creo que ayuda a la formación de la carrera. Deberían ampliar el horario de las optativas, porque las plazas se llenan muy rápido”.

Andrea Sanz, estudiante de 5º de periodismo se queja de la falta de variedad en las asignaturas; “la oferta de optativas en la facultad es muy escasa, sobre todo en 2º ciclo. Me parece muy mal que nos tengamos que especializar solo por las optativas, cuando en general te tienes que adaptar al horario que tienes, por lo que debería haber más oferta.”

Andrea también reclama más práctica en las clases; “tengo información deportiva, y en vez de explicar qué tipo de lenguaje se usa en deportes o cómo son las crónicas deportivas, se dedican a criticar el periodismo deportivo y a teorizar sobre su situación”. Esta estudiante afirma que elige sus optativas en función del interés que despiertan y del profesor que las imparte, “si hay una asignatura que me apetece hacer pero no me gusta el profesor, no me la cojo”.

Este privilegio no es muy habitual entre los estudiantes, sobre todo en los que se tienen que matricular en la última tanda, “tienes que hacer juegos con los horarios” afirma Nuria Fernández de 4º de periodismo, “como te quede algo para septiembre es muy difícil poder coger una optativa que te guste”.

Más variedad, más plazas y más asignaturas prácticas son lo que demandan los estudiantes. Asignaturas como fotografía o teoría y práctica de la entrevista o del reportaje pertenecen al “TOP TEN”  de nuestra facultad, y en objetivo a la hora de hacer la matrícula. Por el contrario las sociologías y las teorías son en su mayoría escogidas para rellenar las horas libres entre clase y clase.

Al otro lado de la historia encontramos a los profesores, que reconocen que el tema de las optativas no está muy bien organizado. “Nos gustaría poder dar una oferta mayor y mejor, pero en muchas ocasiones eso no depende de nosotros”, afirma un docente. Añade que también es común darle a un profesor una asignatura sin mucho tiempo para que se la prepare, con lo cual ha de ir poniéndose al día sobre la marcha.

El profesor Pedro García Alonso Montoya expone que “tristemente lo primero que se mira es el horario de la asignatura” y después un factor que se tiene muy en cuenta es el profesor: “si se sabe quién es, se sabe sobre qué tema y cómo va dar las clases.” En cuanto al temario, si existe, ni lo miran.

Con las nuevas tecnologías, sigue explicando este docente, sería muy fácil poner en Internet de qué trata la asignatura, bibliografía, criterios de evaluación, forma de examinar, y hasta incluso las fechas para entrega de trabajos.

Pues así está el tema, pero ¿y tú qué opinas? ¿Qué te motiva a la hora de elegir tus asignaturas? No dudas en plasmar tu experiencia en la sección de comentarios. Como siempre, la polémica está servida.

1 Comentario

  1. Si sólo fueran las optativas y las de libre… por ejemplo, yo tengo un profesor en Redacción que, hasta la fecha, nos ha dado caramelos, enseñado fotos de perros y dado unas fotocopias de escasa visibilidad… así que, somos demasiados estudiando lo mismo y muchos profesores dan las clases sin motivación y, lo que es peor, sin contenido. Pero tampoco es todo culpa de ellos, las clases con 6 alumnos dan una idea de nuestro “compromiso”

  2. Desde primer curso debería haber una especialización por áreas. Las asignaturas deberían ser más practicas:realizar prácticas con una empresa, por ejemplo y no teer que compaginar éstas con conocimientos teóricos que vienen fenomenal para SABER Y GANAR con J. Hurtado. Pero el caso es que ya existe la enciclopedia para eso. Al final si a uno le gusta la política, el cine, la música… tendrá que formarse por su cuenta y, como esto muchas veces tampoco basta,habrá que buscarse un enchufe. Así están las cosas

  3. Está claro que aquí no se discute que la materia de Gabinetes de Prensa no sea interesante.
    Lo que me parece una vergüenza es que tú cojas una asignatura con la única referencia de su nombre y, cuando ya estas matriculado y ha comenzado el curso,te dicen que no tiene nada que ver.
    Luego los profesores se quejan de que las optativas se cogen por horarios y por profesores. La verdad es que no sé de que les extraña.

  4. Todos hemos hecho el primo en más de una ocasión al escoger una optativa o de Libre por el nombre, y luego comprobar el tremendisimo fiasco, como fue mi caso con Empresa Informativa y su relación con los Sistemas Políticos, ya extinta, aunque no la materia, que la sigue dando ése mismo profesor en una troncal de 5º…(huid de él como de la peste)
    Sigo pensando que NO EXISTE en esa facultad un verdadero corpus de optativas o de libre que te permitan especializarte, con la única y honrrosa excepción de las de Relaciones Internacionales; si bien yo no pude cursarlas debido, como bien dicen las autoras, problemas con las matrículas de septiembre.
    Ya me he licenciado, pero me gustaría que el Decanato, el profesorado o quien fuese, recapacitase en cual es el sentido de tantos créditos inútiles que no conducen a la especialización sino, muchas veces, a la pérdida de tiempo, dinero e incluso disgustos, y en el porqué las prácticas no son convalidables como créditos de LC (como ocurre en otras facultades, como la de Comunicación de la Rey Juan Carlos, aunque aquí lo que hay es un “Practicum” de 15 créditos de obligado cumplimiento)

  5. Hola.
    Aquí en la UMA (universidad de Málaga) el tema de las optativas y de libre configuración está un poco mejor montado. Hay una web en la que vienen recogidas todas las asignaturas de cada titulación con sus correspondientes temarios, incluyendo optativas y libre configuración. Además por parte de la Junta de Andalucía se impulsó desde el año pasado varias asignaturas de libre para cursar online, y han tenido bastante buen resultado.

    No he vivido pues el problema que se comenta en el artículo, pero espero que se solucione pronto porque me parece increíble que una optativa tenga un título y demás y luego llegue el profesor y se ponga a dar lo que le venga en gana.

    Un saludo

  6. ¡Hola periodistas!

    En la escuela de Arquitecura de Sevilla tenemos también un problema con las asignaturas optativas en el sentido de que los profesores cambian a su antojo el programa al tratarse de asignaturas con un enfoque un tanto subjetivo. Por ejemplo si cursas “Fundamentos del habitar” un optativa de 4º, depende del taller(grupos de profesores) podrás hacer desde proyectos de viviendas, leer libros sobre teoria del habitar, diseño urbano o interior. Entonces las optativas llegan a ser: “He cogido “Fudamentos del habitar con el taller B”, entonces ya te haces una idea del programa oculto que tiene esa asignatura.
    Lo malo de todo esto es que a mismo número de créditos el nivel de exigencia es distinto y al final el taller que más fácil te lo pone decide tu especialidad en la carrera.

    Gracias por vuestros artículos Noemi y María del Mar.

Dejar respuesta