El derbi salió azul

0
65

Asefa Estudiantes superó al Real Madrid en el Palacio de los Deportes por un ajustado 90-85 en el partido que cerraba la jornada 11 de la Liga Endesa. El conjunto blanco dio un auténtico recital en el primer cuarto (16-29), pero los locales no se rindieron en ningún momento y consumaron una remontada que les permite mantener la distancia con los puestos peligrosos de la clasificación. La escuadra merengue dejó el liderato en exclusiva al Barcelona Regal el día en que debutó Kyle Singler.

Público y equipo fueron de la mano en todo momento en el derbi madrileño

Pocas veces se ha visto un inicio tan arrollador en el primer cuarto de un partido tan complicado como es un derbi. El Real Madrid había sumado 29 puntos, unos guarismos complicados de observar en tan solo diez minutos, mientras que el Estudiantes apenas había tenido tiempo de reaccionar y meterse en el partido. Con la solvencia anotadora de Carroll y el poderío interior de Tomic, todo hacía indicar que el conjunto de Pepu Hernández iba a sufrir una nueva derrota que comprometiera aún más su situación en la tabla. Nada más lejos de la realidad, ya que el derbi baloncestístico de la Comunidad de Madrid demostró que la imprevisibilidad, el amor propio y la entrega incondicional de las aficiones son claves hasta el último segundo.

Comenzó entonces un trabajo de hormiga, arduo pero apasionante, para los del Ramiro de Maeztu, que poco a poco fueron mostrando sus armas, hasta el momento bastante por debajo del nivel esperado. La diferencia a favor del Real Madrid fue menguando mientras las estadísticas del Estudiantes mejoraban sin descanso, haciendo olvidar el paupérrimo 28 por ciento de efectividad en tiros de dos del primer cuarto. Carlos Jiménez y Germán Gabriel se convirtieron en el faro que guiaba la nave estudiantil, más con el trabajo oscuro que con los datos que se reflejan en los coeficientes de valoración de la ACB. 

En esta ocasión, el empuje de los españoles no estuvo abandonado a su suerte y las aportaciones del uruguayo Granger y del belga Driesen hicieron mucho daño a la defensa blanca, que notó en demasía la ausencia de Rudy Fernández en la parcela ofensiva y de Serge Ibaka cuando los kilos en la pintura tenían que marcar la diferencia. 

A falta del balear, fue Llull quien tomó la responsabilidad, no solo como director de juego, sino como prolongación de Pablo Laso en la cancha. Los puntos de Tomic sirvieron para mantener la ventaja hasta prácticamente última hora, cuando el empuje colegial ya fue insoportable para un equipo que llegaba agotado tras el duro partido de Euroliga ante el Maccabi Electra.

Germán Gabriel y Felipe Reyes protagonizaron un duelo de titanes

La Demencia, que no dejó de alentar durante todo el choque, tomó mayor responsabilidad en el último cuarto, cuando las imprecisiones por la tensión hicieron acto de presencia. Fue en este periodo cuando se vieron jugadas espectaculares por ambos bandos, desde cuatro rebotes ofensivos consecutivos para los locales hasta la habitual garra de Reyes o Llull, logrando canastas que hicieron que el partido llegara vivo hasta el último minuto, cuando Estudiantes mostró una mayor frialdad para llevar a buen término una remontada de trece puntos y cosechar una victoria que servirá más desde el punto de vista anímico que por lo que haya podido aportar a efectos clasificatorios. 

El Real Madrid tiene que aprender a reinventarse de aquí en adelante sin Rudy ni Ibaka, dejando bien claro quién debe llevar el peso del vestuario y fortaleciendo conceptos defensivos con los pívots, demasiado blandos para hacer frente a un rival en progresión ascendente y con perros viejos como Jiménez o Gabriel, que saben explotar las debilidades de jugadores a los que aún les falta el oficio que dan los años de alta competición, caso de Suárez o Tomic. En el bando colegial ya ha quedado claro que todos son capaces de aportar (incluso el discutido Wright dejó ver algunos brotes verdes), pero ahora falta mantener ante el resto de rivales el hambre que mostraron ante el vecino rico de la ciudad.

90 – Asefa Estudiantes: Granger (21), Wright (8), Jiménez (4), Gabriel (15) y Simmons (9) -cinco inicial- Flores (11), De la Fuente (9), Driesen (11) y Fernández (2).
85- Real Madrid: Tomic (18), Carroll (16), Llull (18), Carlos Suárez (-), Mirotic (11) -cinco inicial-; Sergio Rodríguez (7), Begic (6), Syngler (5) y Reyes (4).
Parciales: 16-29, 22-16, 23-18, 29-22.
Árbitros: Pérez Pizarro, Guirao y Castillo. Eliminado por faltas personales: Antoine Wright.

Resto de jornada

Gescrap Bizkaia 85 – Valencia Basket 74. Gran partido de los de Fotis Katsikaris en Miribilla, consiguiendo rentas de más de veinte puntos durante el partido ante un Valencia Basket mermado por las ausencias y que no consiguió remontar en el rush final. Por los hombres de negro brillaron especialmente Banic, Jackson y Mumbrú.

Gran Canaria 2014 84 – Blusens Mombús 73. El Gran Canaria consiguió conjurar decepciones pasadas en su pabellón ante el Blusens Monbús, que no consigue salir de la zona de peligro. El 53-36 con el que se llegó al descanso dictó sentencia, permitiendo al conjunto insular relajarse y dejar que los gallegos maquillaran el marcador hasta el 84-73 final.

Fuenlabrada 88 – CAI Zaragoza 95. Hettsheimeir y Archibald son dos bajas muy sensibles para el conjunto zaragozano, aunque el amor propio de los maños consiguieron estirar el partido hasta la prórroga, donde aprovecharon para sacar un botín inesperado del pabellón Fernando Martín de Fuenlabrada. Aguilar fue el faro que guió al CAI, mientras que Ayón mantuvo con vida hasta el final al Fuenlabrada.

UCAM Murcia 67 – Caja Laboral 75. Había interés en saber cómo se desenvolvería el Caja Laboral tras la marcha de Kevin Seraphin y de Goran Dragic del equipo rumbo a Estados Unidos. El rival parecía propicio para sacar una victoria a domicilio, pero el UCAM dominó durante la primera parte. No fue hasta los dos últimos cuartos cuando los baskonistas, de la mano de un prodigioso Prigioni (27 puntos), consiguieron cimentar una victoria muy peleada.

FIATC Joventut 70 – Lagun Aro 93. Panko y Baron dictaron su ley en Badalona. Los dos jugadores del Lagun Aro se combinaron para lograr 54 puntos que fueron imposibles de afrontar para un Joventut que no llegó a entrar en el partido en ningún momento, como muestran los 23 puntos de diferencia al final de los cuarenta minutos reglamentarios. Solo Obasohan logró alcanzar los dobles dígitos en puntuación, con doce tantos.

Cajasol 87 – Blancos de Rueda 73. El conjunto sevillano recuperó sensaciones ante el colista de la Liga Endesa y se mantiene una semana más entre los ocho primeros clubes, que tendrán derecho al final de la primera vuelta a disputar la Copa del Rey en Barcelona. Apoyándose en la aportación ofensiva de Davis y Tepic, los de Joan Plaza no dejaron que el Blancos de Rueda soñara en ningún momento con la victoria en San Pablo.

Barcelona Regal 72 – Unicaja 62. Partido grande en el Palau Blaugrana que sirvió para conmemorar la victoria 900 de los catalanes en la historia de la Liga ACB / Liga Endesa. La pájara inicial de los de Xavi Pascual fue rápidamente solventada con actuaciones destacadas del eterno Ndong y de Chuck Eidson, cada vez más adaptado a sus compañeros con el paso de las jornadas. Este resultado, conjugado con la derrota del Real Madrid, dejan al Barcelona como líder en solitario de la clasificación.

Assignia 62 – Lucentum 76. La repentina baja de Kyle Singler no ha dejado huella aparente en el equipo alicantino. El Lucentum mantiene la dinámica ganadora que ha ido labrándose desde el inicio de la Liga y despachó a domicilio al Assignia Manresa. El papel protagonista que ha dejado el jugador formado en Duke lo ha asumido Ivanov, que logró 42 puntos de valoración e hizo más fácil el camino hacia una victoria por catorce puntos de diferencia. En el bando local, tan solo Montáñez y Asselin superaron los diez puntos en sus cuentas personales.

Imágenes: ACB Photo (Antonio Martín)

Dejar respuesta