Fernández Rosa: “Todos tenemos que concienciarnos en la lucha contra el dopaje”

0
222
Fotografía: marca.com
Fotografía: marca.com

El pasado 12 de febrero, el médico del Atlético de Madrid y médico oficial del Mutua Madrid Open de tenis, Luis Fernández Rosa, nos ofreció una entrevista en la que se trataron diferentes aspectos del deporte, desde las lesiones más típicas en los deportistas hasta las razones de por qué no se detecta, en ciertas ocasiones, el consumo de ciertas sustancias prohibidas.

Comenzando con el deporte en general. Ya lleva muchos años en este mundo. ¿Cuál ha sido la lesión que más le ha costado tratar?

La lesión que más nos ha costado tratar y que, generalmente, más nos cuesta tratar son las de lesiones de abductores, las osteopatías dinámicas de pubis, que son lesiones que se producen cuando hay desequilibrio muscular. Siempre es lo más complicado y lo que más tiempo nos ha durado por el reposo para el jugador.

También relacionado con las lesiones. ¿Qué hábitos son buenos para evitarlas?

Digamos que en una lesión deportiva se pueden distinguir dos fases. Hay unos factores que son previsibles, es decir, ver el estado del campo o el estado del material, que tengan una buena condición física, que la técnica sea correcta, que el jugador esté descansado. Estos  factores son sobre los que nosotros más incidimos, llevando unos planes preventivos en las lesiones específicas y que vamos desarrollando a lo largo de toda la temporada.

Después, hay otra serie de factores que no podemos tratar. Aquí aparecería el improvisto dentro de un campo, una entrada de un contrario…

¿Y fuera del campo qué hábitos deben tener los jugadores?

Los jugadores deben tener una alimentación correcta, deben recuperarse bien de las lesiones, deben cumplir con los tiempos de recuperación, tienen que tener una adecuada condición física y llevar una vida de deportista, sin grandes excesos.

¿El hecho de no cumplir estos hábitos estrictamente puede incrementar el riesgo a sufrir lesiones que terminen con la carrera del deportista?

Sí, evidentemente sí. Puede acortar y, sobre todo, puede hasta poner problemas incluso cuando se retiran, que realmente aparecen problemas de degeneración de las articulaciones o problemas mal recuperados que luego los pagan. Nosotros siempre decimos que se tienen que recuperar adecuadamente de las lesiones siguiendo el tratamiento médico y de fisioterapia correcto y cumpliendo con el tiempo de recuperación que consideremos oportuno. Y, después, hacer una incorporación progresiva al equipo.

Cambiando un poco, también ha estado como médico en las paralimpiadas. ¿Qué destacaría de la experiencia?

Bueno estuve como médicos en las paralimpiadas con un compañero mío ya fallecido, Miguel Ángel Montesinos, y estuvimos haciendo valoraciones a deportistas paralímpicos que eran de atletismo.

¿Qué diferencias destacaría entre os deportistas paralímpicos y los que no lo son?

Lo que destaco de ellos es el entusiasmo, la capacidad de sacrificio y la condición física. Además, es que muchas veces suplen los defectos físicos con una mayor entrega y una mayor dedicación. Son completamente de admirar.

¿Cuáles son las pruebas médicas a las que deben someterse estos deportistas? ¿Son similares a las de los deportistas que carecen de discapacidades?

Sí, las pruebas médicas son similares, teniendo en cuenta su minusvalía en relación con la exploración desde el punto de vista del aparato locomotor y quizás adaptándolas un poco.

En una entrevista que le hizo Gente CEU hace un tiempo, comentó que habían comenzado un proyecto para estudiar la muerte súbita en los deportistas. 

El Atlético de Madrid como tal, como institución, empezamos con un proyecto para la detención de la muerte súbita en deportistas. Es un proyecto que llevamos con el Hospital Clínico, con Antonio Farrén y con la Unidad de Investigación, en donde hacíamos una detención de factores de riesgo genético y testamos a todo el fútbol base y parte de los deportistas profesionales. Todos los deportistas del club Atlético de Madrid y todos los futbolistas pasaron, incluido las féminas, pasaron para detectar un gen que nos pusiera de manifiesto que había una tendencia.

La verdad es que la mayoría de las pruebas fueron negativas, es decir, no encontramos a nadie con esa tendencia.

¿Cómo ha avanzado ese proyecto? ¿Qué conclusiones han sacado hasta el momento?

El proyecto ahora mismo está en la primera fase terminado, están hechas las publicaciones científicas, están descritos algunos de los factores que influyen y de momento estamos pensando en retomarlo otra vez, pero digamos que la financiación en ese proyecto ha concluido y afortunadamente no tuvimos ningún caso.

Respecto a las pruebas antidopaje, ¿cuáles son exactamente los exámenes que tienen que realizar? ¿Cada cuánto tiempo se realizan?

El control antidopaje depende de la Agencia Nacional de Salud y Protección en el Deporte. Se hacen a todos los deportistas dependiendo del nivel.

Ahora mismo hay determinaciones de nivel en orina y otras dependiendo del nivel de la competición. Y dependiendo, los deportistas internacionales tienen desde el pasaporte genético hasta unas obligaciones que tienen que cumplir, como es la localización para que estén disponibles para ser sometidos a controles.

Lo normal en fútbol es que sean controles por sorpresa en los cuales a lo largo del partido, normalmente en el medio tiempo, vienen aquí los agentes antidoping, nos dicen que hay control, se hace un sorteo entre los jugadores que están en el partido y se escoge a dos de ellos y a un suplente. Esos son los que pasan el control. Hacen un control en orina y tienen que hacer una toma de muestra doble para hacer el doping y el antidoping, es decir, un control por si da positivo para que tengan la posibilidad de un segundo control, de una segunda valoración.

Para terminar con el tema del dopaje, ha habido deportistas como el ciclista Lance Armstong que consiguió superar estas pruebas sin que se le detectase el consumo de estas sustancias. ¿Cuáles son las razones de esto?

La verdad es que la lucha contra el dopaje es una cosa en la que todos tenemos que estar concienciados. Desafortunadamente hay quien está concienciado en el sentido contrario, y muchas veces van por delante de los que previenen, es decir, los que previenen y los que luchan contra el dopaje tienen que ir avanzando según aparecen métodos para evitar ese enmascaramiento o ese resultado adverso, porque no se llama positivo. Conseguir un resultado adverso significa que ha dado positivo.

Ha habido muchos métodos. Desde sustancias que enmascaran a las sustancias que te has tomado, como sustancias que te hacen orinar más para aumentar el aclaramiento y que no se detecte en orina, hasta sustancias que rompen las proteínas o estructuras que pueden dar positivo. Estos son unos polvitos que a veces se llevan y en un momento de “despiste” pues se echan. Desde sustancias que a determinadas concentraciones o microconcentraciones no se detectan si no solo en determinados laboratorios a nivel europeo hasta otro tipo de sustancias. De todas formas la lucha contra el dopaje es fuerte.

Esto no quiere decir que un deportista no pueda tomar una medicación si la necesita. Para esto hay mecanismos. Es lo que se llama las autorizaciones terapéuticas.

Muchísimas gracias por habernos concedido esta entrevista.

Gracias a vosotros.

Dejar respuesta