El CSKA, a la caza de su séptima Euroliga

0
63

El domingo se coronará al nuevo rey del baloncesto continental en la Final Four de la Euroliga, que esta tarde arranca en Estambul. Respetando las opciones de Barcelona Regal, Olympiacos y Panathinaikos, es el CSKA de Moscú el principal candidato para conseguir tan ansiado trofeo, el séptimo que colocaría el club ruso en sus vitrinas, a tan sólo uno de distancia del Real Madrid.

El equipo del ejército ruso parte con varios cuerpos de ventaja en la 'Final Four'

Tras firmar la temporada pasada una participación europea para olvidar, el CSKA llega a Estambul con la clara vitola de favorito tras haber firmado un recorrido estratosférico, con 18 victorias y apenas dos derrotas. A pesar de hincar la rodilla contra el Galatasaray, el conjunto dirigido por Jonas Kazlaukas sólo sufrió realmente en Miribilla, donde el Gescrap Bizkaia construyó un auténtico fortín que le valió para proclamarse equipo revelación de la Euroliga.

El ambicioso proyecto moscovita arrancó el pasado junio, cuando se confirmó que el pívot serbio Nenad Krstic no escucharía ofertas de la NBA, donde había jugado las últimas siete temporadas, y haría las maletas con la capital rusa como destino. El siguiente paso fue el fichaje de su compatriota Milos Teodosic, uno de los mejores bases del Viejo Continente y pretendido por un gran número de equipos –entre los que se encontraba el Barcelona–.

Jonas Kazlaukas ha sabido crear un proyecto ganador

“Un gran equipo se define, por lo general, por contar con un base y un pívot de nivel, y estoy contento por haber podido firmarlos tan pronto. Teodosic y Krstic han jugado juntos en la selección, se conocen muy bien y lograrán una unión muy fuerte”, dijo Kazlaukas al anunciar que tendría a su disposición a dos jugadores tan codiciados. Razón no le faltó al entrenador del CSKA, ya que el base ha promediado durante esta competición más de diez puntos y dos asistencias por partido; mientras que el pívot es el jugador que mayor valoración ha sumado tras dominar con puño de hierro las zonas europeas.

Kirilenko ha vuelto a Europa, decidido a ser MVP

Por si fuera poco, el CSKA también sacó provecho del ‘lockout’ de la NBA y dio a conocer, en octubre, que Andrei Kirilenko volvería a vestir de rojo –ya estuvo en el club entre 1998 y 2001- hasta que se solucionase el cierre patronal. Finalmente, haciendo valer su condición de agente libre, el jugador decidió continuar en Europa a pesar de tener ofertas de equipos como Los Angeles Lakers. En Moscú se ha convertido en la piedra angular del equipo, proclamándose mejor jugador defensivo de la Euroliga y, si se confirman todas las previsiones y su equipo levanta el trofeo, también será nombrado MVP.

Mención aparte merece también el joven Alexey Shved, que tiene en la Final Four una gran posibilidad de confirmar las sensaciones que ha dejado durante toda la temporada, en la que se ha mostrado como un jugador polivalente, muy atlético y con un gran tiro.

Si al talento de estos cuatro jugadores se suman los de otros como Viktor Khryapa, Jamont Gordon o Sasha Kaun, es comprensible que todos le cuelguen al CSKA el cartel de favorito. “Ni hablar. Los partidos de liguilla no tienen nada que ver con el partido único, donde no hay margen de error por parte de ningún equipo”, recordó Krstic al ser preguntado por este supuesto favoritismo, consciente de que deben centrarse únicamente en el primer partido, contra el Panathinaikos, al que ya han ganado dos veces esta temporada. En el baloncesto puede pasar cualquier cosa y, primero, hay que vencer a los griegos para meterse en la final, donde es bastante posible que se vean las caras con el Barcelona.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=bqBm197PQHY&list=UUvW3rUz6sTtFGw7wkwQnL4Q&index=9&feature=plcp[/youtube]

Fotografías: CSKA Moscú

Dejar respuesta