El cronista sociológico

0
217

Iván Turgueniev fue un escritor y novelista ruso, un verdadero maestro del relato con sus obras “Padres e hijos” y “Memorias de un cazador”.
Cuando asomaban las primeras ideas occidentales de política liberal y derechos humanos, aparecería el ruso que vislumbró el nueve de noviembre de 1818: Iván Turgueniev. Amigo de Theodor Store y Gustave Flaubert, el filósofo y pensador ruso le imprimió a cada novela y relato psico-sociológico un toque magistral de realismo y una descripción detallada de cada uno de sus personajes: esos títeres imaginarios que amarraba a la mente de quienes padecían de la esclavitud y servidumbre en aquella época.

Nexo entre la literatura de Pushkin y Gogol, y Dostoievski y Tolstoi, Turgueniev fue aceptado y elogiado por parte de la izquierda y otra minoría de su país debido a que la aristocracia y parte de la población no comprendían su preocupación por una Rusia más justa y menos autoritaria.

Turgueniev alcanzó la fama de escritor en toda Rusia con “Memorias de un Cazador”: volumen de historias cortas que recogen bocetos de un caminante, y que fue publicado en 1852. Con lenguaje poético pero con un realismo bienintencionado, Turgueniev describe escenas de la vida de los campesinos en relación de servidumbre. En Rusia el libro fue elogiado por los críticos de izquierda, pero por parte del Estado, Turgueniev recibió una condena de destierro de un año y medio a su heredad. Ahí se describe la forma de vida de la masa campesina, de las promesas sin fundamento que se dictaban para calmar el clamor popular que buscaba justicia, libertad y abrigo, del frío tenebroso y doblegador de una Rusia esclavista.

Cabellos blancos y largos, frente ancha como una red amplia que atrapa nuevas y revolucionarias ideas. Mirada amena y profunda. Oriundo de Orjol, en el sur del país, Turgueniev terminaría de escribir su propia historia el tres de setiembre de 1883, en Bougival, París.

Fuente de texto:
http://www.peru21.pe
Fuente de imagen:
http://www.wikipedia.com

Dejar respuesta