‘El Comidista’: cuando se te quema la comida porque te estás riendo con la receta

0
128

En su último libro, Mikel López Iturriaga (El Comidista) nos presenta sus 202 mejores recetas, porque los números redondos estaban muy vistos.

650_L347153.jpgVoy a ser sincera: aún no he preparado ninguna de las recetas de este nuevo libro de Mikel López Iturriaga (Las 202 mejores recetas de El Comidista, Plaza y Janés). Y no porque sean complicadas, pues nos encontramos con recetas cuya dificultad, según el autor, es apta para participantes en Gandía Shore, para Leticias Sabateres o para miembros de familias reales, por ejemplo. Sólo es que, hasta el momento, he disfrutado con su lectura. Sé que suena raro disfrutar de la lectura de un libro de recetas, pero simplemente con la introducción a cada una de las mismas, el apartado de “dificultad” del que os he puesto un par de ejemplos, y el capítulo de “Lo mejor de Aló Comidista” (la sección de preguntas y respuestas del blog del autor), dan ganas de paladear el libro, directamente.

El libro se divide en ocho capítulos de recetas, empezando por los aperitivos, siguiendo por las cremas y sopas, los arroces y pasta, las ensaladas, los pescados y mariscos, los postres y terminando por las bebidas. También incluye varios capítulos bastante interesantes que presenta como “guías”, para triunfar en la cocina, cómo organizar una despensa para novatos y qué comer en cada estación. Estas guías, a mí, personalmente, me parecen estupendas y creo que me van a venir muy bien. Lo que también me gusta es que no hay sólo un índice de recetas, sino también uno de ingredientes, una buena forma de ir rápidamente a las recetas de aquello que tengas en la cocina.

Las recetas son claras, muy bien explicadas. Tanto que no se echan de menos las fotografías, pues este libro sólo incluye algunas ilustraciones al comienzo de cada capítulo. Lo que también me gusta mucho de este libro es que, en la misma receta, da ideas para hacer variaciones, en ocasiones para que el plato resulte más económico (o más caro, pero mejore el sabor), en otras ocasiones porque algún ingrediente puede ser más complicado de encontrar en el mercado, o simplemente para adecuar la receta al gusto de cada uno.

Resumiendo, creo que es un libro delicioso (nunca mejor dicho) que merece la pena tener, sobre todo si eres novato con los fogones, o si te apetece salir del sota, caballo y rey en la cocina y, además, quieres pasar un buen rato leyendo la receta correspondiente.

Dejar respuesta