“El Chapo” Guzmán: jaque al mito

0
381

Después de trece años de cautividad, el narcotraficante más buscado de México, Joaquín “El Chapo” Guzmán, líder de El Cartel de la Sinaloa, la organización criminal más importante del país, ha sido detenido el pasado 22 de febrero en un hotel de Mazatlán, Sinaloa.

El Chapo Guzmán. Foto de fotopedia commonsTras el despliegue de un gran operativo sobre Sinaloa y Baja California a comienzos de semana, la Marina Armada mexicana, en colaboración con la Administración Anti-droga estadounidense (DEA por sus siglas en inglés) y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE siempre por sus siglas en inglés) han conseguido poner a disposición judicial al considerado como “el Osama Bin Laden Mexicano”.

Las investigaciones policiales que le seguían de cerca desde hacía trece años, interceptaron en una escucha policial ordinaria una llamada de uno de los allegados de El Chapo, a través de la cual localizaron su ubicación.

Su detención se había vuelto especialmente espinosa por los métodos utilizados por el narcotraficante para escabullirse de la búsqueda internacional en su contra. El Chapo utilizaba piezas tecnológicas que no se encuentran a disposición de civiles, como detectores de contraespionaje e instrumentos profesionales. Ante la dificultad de la operación y como añadido, se puso en marcha un sistema de recompensas por el cual el gobierno de México -mediante la Procuraduría General de la República (PGR)- ofrecía una recompensa de 30 millones de pesos a cualquiera que proporcionara información del paradero del narcotraficante. El gobierno estadounidense, ofrecía 7 millones de dólares a cambio de información sobre el hombre que estaba detrás de más del 25% del narcotráfico hacia EEUU.

Calificado por la revista Forbes como uno de los 10 hombres más perseguidos por la justicia, El Chapo está acusado por delincuencia organizada con propósitos de delitos contra la salud pública y por la fuga en 2001 del penal de alta seguridad de Puente Grande, en Jalisco. Su huida del centro penitenciario y la dificultad para localizar su paradero durante más de una década le han mitificado como al fugitivo eterno. Fundador y cabecilla de “Alianza de fuego”, asociación más conocida como el cartel de Sinaloa, el narcotraficante consiguió crear un auténtico imperio de las drogas mediante un complejo sistema de distribución que junto con la perpetuación de la violencia, le elevó a las esferas de los más ricos del mundo –siempre según la revista Forbes– convirtiéndose en un personaje interesante para novelistas o cineastas.

A la organización a la que lidera se le atribuyen 6 de cada 10 homicidios ocurridos en los peores años de la guerra entre narcotraficantes en México y el propio Chapo ha admitido haber asesinado entre 2000 y 3000 personas a lo largo de su carrera criminal. El cartel de Sinaloa consiguió hacerse con el dominio del narcotráfico en México tras salir victorioso de las batallas por el control del mercado de la droga. La organización criminal ha conseguido además establecerse universalmente con sistemas propios de grandes multinacionales, controlando el tráfico de droga en la frontera estadounidense y abriéndose progresivamente a mercados Asiáticos o Japoneses. La actividad del cartel está expandida por más de 50 países y solo en EEUU El Chapo tiene pendientes 35 causas penales, aunque según las autoridades mexicanas no está contemplada su expatriación.

Unas veces por la astucia del narcotraficante, otras por los chivatazos y las rivalidades de los partidos y los sucesivos gobiernos, El Chapo siempre había conseguido evitar rendir cuentas ante la justicia. El actual presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, con la colaboración norteamericana ha conseguido silenciosa y pausadamente avanzar en la lucha contra el narcotráfico nacional hiriendo de muerte al cartel más importante del país desde finales de la década de los ochenta.

Dejar respuesta