El Castilla se desploma y desciende de categoría

0
73

El filial madridista llegaba a la última jornada de la Liga Adelante en la zona de peligro aunque dependiendo de sí mismo. Le valía una victoria o esperar otros resultados pero, tras su derrota por 1-0 ante el Murcia, no pudo evitar el descenso a Segunda B tras dos años en la categoría de plata.

El conjunto dirigido por José Manuel Díaz llegaba al Nueva Condomina con muchas esperanzas de salvar una temporada marcada por el tradicional desmantelamiento del equipo, la destitución de Alberto Toril, la falta de madurez de algunos futbolistas en momentos clave de la competición y una determinante mala suerte en los arbitrajes que supuso no conquistar puntos vitales en duelos decisivos.

Ocho equipos comenzaban la jornada separados por tres puntos y cualquier cosa podía pasar según avanzara la tarde. Los madridistas arrancaban situados fuera de las plazas de descenso pero ya en el minuto 14 un gol de Kike hundió a los canteranos que, aunque lo intentaron una y otra vez, no pudieron con una gran defensa murciana y una extraordinaria actuación de su portero, que evitó que atravesara su portería un gol que pudiera cambiar la suerte de los blancos. El Murcia se mantuvo muy concentrado ya que se jugaba una plaza en el playoff de ascenso y necesitaba los tres puntos que finalmente conquistó en detrimento de un Castilla que se hunde en una categoría complicadísima a la que desciende con el Mirandés, el Hércules y el Jaén.

Los canteranos blancos comenzaron la temporada con una notable racha negativa en cuanto a resultados y el club optó por la solución que siempre resulta más fácil en busca de una reacción; destituir al entrenador. Era el mes de noviembre y Alberto Toril, que logró el ascenso de un modo brillante tan sólo un año antes, era despedido y sustituído por Díaz. Pero el equipo no terminó de arrancar a pesar de tener jugadores de gran calidad y combinaba victorias trabajadísimas con derrotas que denotaban falta de experiencia y, en muchas ocasiones y aunque no pueda utilizarse como excusa, los arbitrajes no acompañaron con expulsiones dudosas o jugadas que decidían al vencedor de los tres puntos, saliendo siempre perjudicado el plantel formado por unos jovencísimos y prometedores futbolistas que ayer aparecían desolados tras el pitido final. La falta  de puntería de cara a gol, aparece también como principal causa de la debacle.

Brgesto wikimediaEl balance de la temporada, con 19 derrotas y finalizando como el cuarto equipo más goleado de la competición, provoca no sólo el descenso del Castilla, ya que el Madrid C acusa los daños colaterales y también pierde automáticamente la categoría. Sin duda una noticia que empaña la buena marcha del resto de categorías de la Casa Blanca.

Es hora de tomar decisiones y apostar por mantener un bloque de jugadores que ha demostrado profesionalidad, compromiso y esfuerzo, contratar a otros con más experiencia que aporten ese factor de veteranía que termina por decidir muchos duelos, y apostar por un entrenador que ilusione y al que se le permita construir el equipo para luchar por obtener cuanto antes el ascenso. 

Foto: Brgesto (wikimedia).

Dejar respuesta