El caótico terremoto

1
307

El pasado día 11 de mayo sobre las 8 de la tarde tuvieron lugar dos seísmos de 4,4 y 5,2 grados en Lorca, Murcia. El primero de ellos no causó daños importantes, pero fue el segundo el que provocó la muerte de 8 personas y los incalculables daños materiales que han dejado el centro urbano de Lorca prácticamente destruido, el municipio dependerá de las ayudas de las administración regional y central para poder reconstruirse, ya que Lorca es un ayuntamiento muy afectado por la crisis.

Contra la naturaleza poco se puede hacer, esa lucha es difícil, pero no las demás y España ha demostrado no estar a la altura de un gran país. El seísmo de Lorca, tuvo una fuerza de 4º menor que el terremoto sucedido en Japón, o muchas menos víctimas mortales que los huracanes que sacuden EEUU todos los años, pero en Murcia ha reinado el caos.

Como puede llegarse a comprender, el nerviosismo y la tensión se apoderaron de Lorca durante las horas centrales de la noche, pero poco se hizo desde las instituciones para solucionar esto. Es más, poco se hizo desde pueblos vecinos no afectados, y es que al caer la noche llegó el frío y faltaron las mantas. Las peleas con la cruz roja y entre los propios vecinos por las mantas se sucedieron durante las primeras horas tras el seísmo. Lo mismo ocurrió con el agua y la comida.

Desde las autoridades murcianas se informa que todos los años se hace un simulacro contra terremotos en los municipios afectados por la falla activa que pasa por la comunidad. Ahora queda preguntarse si todo ese despilfarro de dinero ha servido para algo, incluso debemos ir más lejos y preguntarnos si a quien habría que entrenar no sería a la población para que sepa que hacer en caso de catástrofe natural.

La Unidad de Emergencia del ejército llegó a las 5 de la madrugada y con el pensamiento de rescatar heridos y víctimas mortales de entre los escombros, no con la idea de ayudar a resituar y ayudar a la población. Al final a primeras horas de la mañana, Cruz Roja y las instituciones regionales habían conseguido “hacerse fuertes” en la zona y llevar un poco de orden al lugar de los hechos.

Después del miedo por el movimiento de tierra llega una dura etapa para los vecinos del municipio, la reconstrucción. Saber si podrán volver a sus casas, y si pueden volver en que situación se encuentran sus pertenencias, y si no pueden volver habrá que reubicar a todas esas personas que han perdido su hogar. Veremos como soluciona España una catástrofe natural.

Fuente de las imágenes:
Europa Press
www.20minutos.com

1 Comentario

  1. Parece increíble que nuestros propios vecinos no nos ayuden en estos casos… Gente a la que vemos y saludamos todos los días, que viven a menos de un kilómetro y cuando sufren esta desgracia no hacemos nada… Lloraremos cuando nos pase a nosotros.

Dejar respuesta