El campeón desconocido

0
177

En los últimos días hemos podido conocer a través de los medios deportivos que el ciclista Óscar Freire ha decidido ampliar un año más su carrera en el ciclismo profesional. Además, el cántabro anuncia que a sus 34 años correrá por primera vez el Giro de Italia.  Pero ni en el ocaso de su carrera nos libramos de una sensación agridulce consecuencia del poco reconocimiento de los logros de este gran deportista. Poco reconocimiento quizá acrecentado en una época de grandes éxitos para españoles en deportes más mayoritarios como el fútbol, el baloncesto o el tenis. Ni siquiera los tremendos éxitos de Alberto Contador parecen ser lo suficientemente valorados, y es que quizá el público español peque de falta de humildad, pues tras las hazañas de Miguel Indurain las expectativas han sido injustamente altas. Grandes corredores como Abraham Olano, Igor González de Galdeano, Joseba Beloki o más recientemente Carlos Sastre pueden dar fe de ello.

Pero Óscar Freire no sólo ha tenido que superar estas barreras, sino otra mucha más importante, y es que él no es un corredor de grandes vueltas. Óscar Freire es un sprinter, uno de los mejores de la década, y un especialista en clásicas y mundiales, carreras de un día al fin y al cabo. Este aspecto del ciclismo está totalmente menospreciado en nuestro país, cantera de ciclistas de montaña y gregarios, amante de las grandes gestas y centrado casi únicamente en el Tour de Francia. La mayor prueba de ello es que el ciclista de Torrelavega se ha visto obligado a desarrollar la mayor parte de su carrera en equipos extranjeros, a excepción del año de su debut en el ciclismo profesional, en el que formó parte del Vitalicio Seguros, equipo de efímera existencia. Sí confiaron en sus cualidades el equipo italiano Mapei, y desde 2003 y hasta la actualidad el holandés Rabobank.

El mayor logro de Óscar Freire viene de su participación en el campeonato mundial de ciclismo en ruta, habiendo subido a lo alto del podio en tres ocasiones. En 2010 luchará por convertirse en el primer ciclista en reunir cuatro maillot arco iris, superando así a Eddy Mercx, Alfredo Binda y Rik Van Steenbergen. Otros grandes triunfos del cántabro son sus dos victorias en la Milan-San Remo, una de las clásicas más importantes, o su triunfo en la general de la Tirreno-Adriático de 2005. A pesar de no haber luchado nunca por la clasificación general, Óscar Freire también ha participado en grandes vueltas como el Tour de Francia o la Vuelta a España, logrando 6 y 4 victorias de etapa respectivamente. Además, en 2008 llegó a París portando el maillot verde, que premia la regularidad, algo que ningún ciclista español había conseguido hasta el momento. Contabiliza también numerosas victorias de etapas en carreras como el Tour de Normandía, la vuelta al País Vasco, el Tour de Suiza o la Vuelta a Castilla y León.

En definitiva, un palmarés al alcance de muy pocos. Muy probablemente, si Freire hubiera nacido belga o italiano sería poco menos que un héroe nacional. Aquí, sin embargo, esperaremos a que Contador gane su quinto tour.

Fuentes del texto:
As.com (http://www.as.com/ciclismo/articulo/ciclismo-freire-gustaria-seguir-ano/dasclm/20100106dasdaicic_1/Tes)
Wikipedia (http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%93scar_Freire)
Fuentes de las imágenes:
El Mundo (http://estaticos02.cache.el-mundo.net/elmundodeporte/especiales/2008/09/vuelta2008/img/protagonistas/freire.jpg)

Dejar respuesta