El bombón del mercado

0
185

Por mucho que Afellay haya costado 3 millones de euros y venga con la doble de Angelina Jolie a Barcelona, no será la ganga del año en el mercado de fichajes. Lo del aún jugador del PSV da para hablar un rato: unos lo comparan con Iniesta, otros con Cocu… Y resulta que el aficionado del Barça se daría con un canto en los dientes si llegara a ser una cuarta parte de cualquiera de estos dos cracks de la historia culé.

En uno de los equipos de moda del momento actual, concretamente en Inglaterra, hay un jugador con un talento fuera de lo normal castigado por su entrenador. Ese entrenador es Harry Redknapp y es tenido en muy alta estima. Tanta, que incluso sus colegas de profesión le proponen como seleccionador inglés para los Juegos Olímpicos de 2012. Ese jugador cuyo talento no es aprovechado por Redknapp es Niko Kranjcar.

El apellido Kranjcar significa fútbol con mayúsculas en Croacia. Su padre, Zlatko, es el encargado de poner en el mapa futbolístico a la novata selección de Montenegro, manteniéndola con posibilidades de llegar a la Eurocopa. Su sucesor, Niko, tiene que buscar en Croacia las alegrías que en Londres se le niegan (sólo ha jugado tres partidos como titular) y esmerarse en un partido frío y embarrado en Zagreb ante Malta, donde los cracks pueden esconderse pero él tiene que seguir demostrando su valía.

El Tottenham es un equipo capaz de devorar grandes nombres y reducirlos a meras piezas de una maquinaria al servicio de su entrenador (Modric, Pavlyuchenko…), lo que no quita que dentro de la plantilla sean conscientes de lo que se está cociendo y del disgusto que lleva encima Niko. Modric, sin ir más lejos, declaró tras el 3-0 a Malta (con dos goles de Kranjcar), que esperaba que Redknapp hubiera visto la gran actuación de su compañero, una pieza vital para Slaven Bilic desde que tomó el mando de la selección ajedrezada.

Mientras media Europa mira a los Spurs atentos a las reacciones de Bale, Kranjcar está dispuesto a hacer las maletas en silencio y buscar una alternativa en cualquier otra parte de Europa. No son pocos los equipos que saben que el talento de Kranjcar se puede ver hasta en el campo más embarrado, porque lo suyo es fútbol, no la fama.

Fuente del texto:
Elaboración propia.

Fuentes de las imágenes:
www.uefa.com

Dejar respuesta