El bicampeón Vettel arrasa sobre Ferrari y McLaren

0
138

“Esto crea adicción. No hay otra cosa en mi vida que me cause tanta satisfacción. No quiero que esto termine”. Sebastian Vettel, tras proclamarse campeón del Mundial de Fórmula 1 por segundo año consecutivo, parecía querer parar el tiempo. Finalizó tercero por detrás de Button y Alonso, pero le bastó y le sobró (necesitaba un punto) para conseguir el premio final a una temporada apabullante, en poles, en podios, en victorias…

Se veía venir desde la tercera carrera del año, solo faltaba el día y la hora, y el pasado domingo en Suzuka (Japón) se hizo realidad. El piloto alemán de Red Bull ya es campeón. “Ha sido más difícil de lo que ha parecido durante toda la temporada, ha sido una lucha cerrada y salimos reforzados, hemos estado un paso por delante. Ganar el título aquí es fantástico. Estoy muy agradecido a todo el mundo que trabaja al máximo en la pista y en Milton Keynes para poder luchar por el campeonato. No hay secretos, esto se logra paso a paso. Lo más duro es volver a ganar otra vez. El año pasado lo hicimos con poco margen y volver a hacerlo se hace paso a paso. Sin el apoyo del equipo, de todos que han estado trabajando para mí, no estaría aquí”.

Es el más joven en conseguir un bicampeonato al arrebatárselo a un Fernando Alonso que no dudó en ser el primero en felicitar al campeón, por eso de evitar malentendidos. Pero el español, tras el gesto de deportividad, le lanzó un desafío: “Antes de nada quiero felicitar a Sebastian por su título, porque ha hecho un gran campeonato y se lo merece. Era algo que podía suceder, ahora lo que falta saber es quién será el tricampeón más joven. Veremos quién lo es…”

Resulta apropiado decir que ha sido un campeonato facilísimo para Vettel, ya que contar con un coche insultantemente superior a todos los demás de la parrilla te hace casi invencible. Pero es igual de justo reconocer que, a pesar de esta ventaja definitiva, un buen conductor ha pilotado en cada carrera. No será el más simpático, tendrá gestos feos con algunos compañeros o no poseerá el carisma de otros campeones, pero el alemán ha hecho un grandísimo trabajo. En el ambiente queda la duda de si sería el vencedor de haber tenido Alonso y Hamilton coches a la altura.

La celebración resultó un poco seca: Button y Alonso se mostraron bastante tibios en sus felicitaciones (el inglés no dudó en recordarle, bajo el escudo de la tan famosa flema británica, una maniobra del alemán que le perjudicó con una sonrisa de esas tipo Stoner a Rossi, tan educadas como acusadoras aunque no tardó en felicitarle públicamente: “Ha hecho un gran trabajo durante toda la temporada y se merecía el título”); la afición nipona estaba más pendiente de otros pilotos: Schumacher, Alonso y Hamilton por encima de todos; la fiesta con el equipo parecía la de una victoria normal.

Pero independientemente de cómo lo celebre cada uno, Vettel, a sus 24 años ya ha hecho historia y aún podría lograr más récords antes de que finalice el año. El más destacado es el de victorias en un mismo campeonato (Schumacher tiene 13 y Vettel ya lleva 10).

Alonso lo tiene claro y mezcla el elogio con el ímpetu por frenar esta superioridad mecánica: “Cuando te sale todo bien, te sale todo bien. Este es un año perfecto para él, en el que ha tenido una superioridad enorme de vehículo. Ha tenido la suerte siempre de cara. Ha hecho el trabajo perfecto en los momentos en los que tenía que hacerlo; en las poles, en las salidas, en carrera… Ha habido grandes premios tremendamente complicados, con lluvia, como en Canadá, donde supo mantener la calma para acabar segundo. Ojalá que el año próximo tengamos un coche parecido y podamos plantarle cara. No se gana por casualidad y puede ser un gran nombre. De momento ya es historia viva por títulos, poles y victorias. No obstante, a la gente le calan más unos pilotos que otros. Se recuerda más a Senna que a Prost y Schumacher, a pesar de tener menos títulos. Dentro de unos años veremos cómo se nos recuerda”.

Aunque el campeón esté decidido en las cuatro citas que quedan para despedir la temporada se mantiene un alto grado de emoción: Corea, India, Abu Dhabi y el fin de fiesta en Brasil el 27 de noviembre.

Alonso y Button (recién renovado en McLaren) han reconocido que prefieren ganar carreras a alzarse con el segundo puesto en el mundial, por lo que emoción no va a faltar.

Hamilton está deseando desquitarse de un año lleno de calamidades y demostrar el excepcional piloto que es. Y aunque ha recibido grandes críticas por su agresividad en la pista no dudó en mostrar su lado más deportivo y felicitar a Vettel: “Quiero felicitar a Sebastian por haber logrado el título. Todos sabíamos que esto iba a ocurrir, ya que esta temporada ha sido invencible. Ha sido un fantástico logro para él”. Se pueden decir muchas cosas de Hamilton, de cómo se comportó con Alonso en el pasado, de ciertos caprichos excéntricos o de algunas declaraciones desafortunadas. Pero este año, a pesar del resultado final, ha demostrado que además de ser, de lejos, el mejor piloto con Alonso y Schumacher sobre la pista (el orden lo ordenará cada uno según su opinión) tiene un extraordinario instinto por la victoria que ha proporcionado carreras llenas de emoción, ambición y clase.

Webber, recién renovado por Red Bull, tratará de terminar del mejor modo posible una nueva temporada en la que su coche ha sido un desastre. El siempre caballero australiano no dudó en tender la mano al nuevo campeón reconociendo su mérito y el buen trabajo realizado.

Schumacher intentará poner fin a una temporada con altibajos pero que le ha dado muy buenas carreras. Tampoco tardó mucho en felicitar a su compatriota: “Me gustaría darle la enhorabuena a Sebastian y a su equipo, que han hecho un trabajo excepcional todo el año”.

Y luego están pilotos que se juegan algo más (Alguersuari con su compañero Buemi, o, Pérez con Di Resta) o el Mundial de constructores.

Pero los equipos ya trabajan para la temporada que viene y Ferrari ha prometido un coche competitivo a Fernando Alonso (también lo hicieron el pasado y el anterior). En estas últimas carreras parece que ha mejorado en ciertos aspectos que llevan al necesario optimismo para encarar 2012. Alonso se muestra discreto y no hablará hasta febrero. Prudencia o resignación.

Desde la escudería reconocen los errores, felicitan al campeón y Domenicali lanza un guiño al bicampeón español: “Vettel y su equipo han hecho una temporada increíble y este título es bien merecido y justo. No estamos tan mal como parecía, pero vuelvo a utilizar el adjetivo sorprendente, esta vez para describir la carrera que Alonso ha hecho en Suzuka. Nuestro piloto siempre está atacando, queriendo ir hacia delante y estuvo muy cerca de una victoria que hubiera sido increíble. Aún faltan cuatro carreras en las que vamos a hacer todo lo posible para alcanzar los objetivos que aún están a nuestro alcance: ganar de nuevo, poner a Fernando en el segundo puesto en la clasificación de pilotos y aprender tanto como sea posible a partir de este coche con el objetivo de 2012”.

Sólo queda felicitar al campeón y esperar que el año próximo Ferrari y McLaren puedan disputar el campeonato a Red Bull.

Fuentes del texto:
Elaboración propia
www.efe.com
www.marca.com
www.as.com
Fuentes de las fotografías:
www.elmundo.com
www.marca.com
www.as.com
http://www.f1fanatic.co.uk/2011/10/09/2011-japanese-grand-prix-pictures/f1-grand-prix-of-japan-race-26/

Dejar respuesta