El Barcelona Regal recupera el factor cancha

0
60

El Barcelona Regal derrotó al Valencia Basket (64-80) y toma ventaja en las semifinales del ‘playoff’ por el título. Los de Xavi Pascual se quedan a una sola victoria de certificar su presencia, por sexto año consecutivo, en la gran final de la Liga Endesa.

El Barcelona Regal ve cerca su presencia en la final

Sin un juego vistoso ni grandes alardes, pero con una grandísima concentración  y un tremendo sentido de lo colectivo tanto en ataque como en defensa. Así dio un golpe sobre la mesa el equipo barcelonista, que encarriló el partido mediado el segundo cuarto y asestó el golpe de gracia en el último periodo, haciendo inútiles los esfuerzos de un rival que durante los quince primeros minutos se mantuvo muy metido en el encuentro. La conexión ofensiva integrada por el eléctrico Nando de Colo y por el pívot Vitor Faverani, unida a una labor más que correcta en defensa, llego a poner a los locales con cinco puntos de ventaja en el electrónico.

Faverani provocó un gran dolor de cabeza a los interiores catalanes durante la primera parte

El signo del partido cambió a raíz de un tiempo muerto de Pascual y de la entrada de Juan Carlos Navarro, que se sobrepuso al dolor y apareció en el momento en que su equipo estaba más necesitado de un líder. Llegaron al descanso con diez puntos de ventaja y, sobre todo, con esa sensación que predomina durante esta temporada de que el Barça mata a sus rivales de una manera totalmente silenciosa.  

La estocada definitiva llegó en el arranque del último cuarto. Una técnica pitada al valencianista Taquan Dean -flaco favor le hizo a su equipo al simular una falta– se tradujo en dos tiros libres anotados por Navarro y posesión para los azulgranas, que al obtener una renta de 17 puntos pusieron punto y final al encuentro, nueve minutos antes de que el árbitro lo concluyese de manera oficial.

Punto negativo para Víctor Claver, que solo apareció en algunas jugadas aisladas cuando su equipo ya no tenía nada que hacer, insuficiente para un jugador al que los rumores colocan insistentemente en los Portland Trail Blazers de la NBA para la próxima temporada. Sus siete puntos en casi 33 minutos de juego se antojan escasos para uno de los jugadores que debe tirar del carro valenciano, más aún teniendo en cuenta la lesión del ucraniano Serhiy Lishchuk. La misma reclamación se le puede hacer a Nik Caner-Medley, que no fue capaz de rendir al nivel al que tiene acostumbrada a su afición.

En el lado opuesto, gran partido de la pareja de bases del Barcelona, que rayó a un altísimo nivel. Víctor Sada hizo llegar numerosos balones a los interiores en el ‘pick and roll’ propuesto por su entrenador y se multiplicó sobre el parqué para aportar en todas las facetas del juego, especialmente en el rebote. Por su parte, Marcelinho Huertas confirma día a día que ha alcanzado su mejor nivel cuando el equipo más le necesita y ayer dejó para la posteridad varias acciones de bella factura.

Resto de encuentros

Caja Laboral 82 – Real Madrid 79. Transcurridos únicamente tres minutos del último cuarto, y con el marcador igualado, el Caja Laboral ya había hecho cinco faltas –con el plus de tiros libres para el rival que eso conlleva–. Pocos imaginaban entonces el resultado al final del partido, para lo que hizo falta una prórroga. Los madridistas lograron ponerse con seis puntos de ventaja hasta que Mirza Begic fue expulsado del partido tras cometer una rigurosa falta antideportiva y encararse con los jugadores baskonistas, lo que supuso la segunda técnica. La expulsión del bosnio, unida a la de Ante Tomic, que cometió en un tiempo récord cinco faltas personales, dejó a los blancos sin pívots puros, lo que terminó siendo crucial para el final del encuentro, que se alargó cinco minutos después de que Pablo Prigioni forzase la prórroga en el último suspiro.

Fotografía: M.A. Polo (ACB Photo)

Dejar respuesta