El Barcelona, intratable en la Copa del Rey

0
232

Un año más, el Regal Barcelona se hace con el trofeo de la Copa del Rey de baloncesto. Este título no es uno más; además de ser en la ciudad del equipo rival por excelencia, hace el número 22 e iguala al Real Madrid en títulos coperos. Ha sido un gran torneo animado por todas las aficiones de los equipos que han participado. El final, el esperado, Real Madrid y Barcelona luchando por el título, y los azulgrana levantando el trofeo.

Los cuartos no dieron lugar a ninguna sorpresa. El Real Madrid con muchos problemas y un gran Chacho al mando del equipo, pudo con el Gran Canaria (78-72). El Valencia, con un gran Claver, aplastó literalmente a la revelación de la Liga, el Valladolid, que ya tuvo su premio en la clasificación para la Copa (83-60). Al día siguiente, el Barcelona no tuvo compasión del Joventut y pasó sin ningún tipo de problema por encima de los verdinegros, que no pudieron hacer nada contra el rodillo culé (86-66). El Caja Laboral, que anda con bastantes dudas, ganó de dos (76-74) a un Bilbao Basket que a punto estuvo de dar la campanada.

Las semifinales comenzaron con el Madrid ganando al Valencia (69-59). Les costó a los madrileños, y mucho. Un gran parcial del Valencia (27-40)  puso contra las cuerdas al Madrid, que tiraron (ya van unas cuantas veces esta temporada) de heroica y de ambición, y consiguieron dar la vuelta al resultado y meterse en la final. El Valencia vendió cara su derrota, con un gran Martínez (19 puntos), pero un partido con numerosas perdidas de balón, y el Madrid pescó en rio revuelto. Suárez y Mirotic tiraron del equipo con 15 y 16 puntos respectivamente.

La otra semifinal tuvo un nombre propio: la Bomba Navarro, increíble, espectacular,  26 puntos y una lección de tiro exterior. El Barcelona arrolló a un desconocido Caja Laboral (92-73), que jugó como si no se jugara nada en este partido. Quizás el desgaste físico, quizás la falta de motivación (no como la de su afición, que brindó todo su apoyo durante todo el partido) le hizo sucumbir ante un Barcelona que se plantaba en la final como claro favorito.

La final, que deja un durísimo 1-10 de parcial entre Messina y el Barcelona, la controló el conjunto azulgrana de principio a fin; y cuando quiso dar el zarpazo definitivo apareció Anderson (MVP) y se acabó la final. Ni siquiera la lesión de Ricky le dio esperanzas al Madrid.

Con una puntuación muy baja (68-60) el Madrid nunca tuvo opción. Los pívots del Barcelona y su juego exterior son, a día de hoy, muy superiores en todo a los del Madrid, que juegan más con el corazón que con la cabeza. Un Messina desesperado intentaba en cada tiempo muerto hacer que sus chicos se concentraran, pero ni Mirotic (va para gran estrella de este deporte) con dos triples demasiado tarde; ni Rodríguez, que intentó cargar con el peso del equipo, pudieron con Anderson, Lorbek o N’Dong, que en dos jugadas con sendos mates acabó con la resistencia, mínima, pero resistencia blanca.

Volvemos a la Liga, y si a un partido el Barcelona es imbatible, la Liga se va tiñendo poco a poco de azulgrana sin que nadie en un horizonte cercano lo ponga en duda

Messina dijo al final del partido: “”Estamos trabajando para acercarnos al nivel del Barça”. Poco más que añadir

Texto: elaboración propia

Declaraciones: diario as

Fotografías:

marca.com

www.fcbarcelona.com

www.realmadrid.com

Dejar respuesta