El Barça se mete en un lío

0
73

El Barcelona perdió dos puntos vitales en la lucha por el título al empatar a uno frente al Espanyol en Cornellá. Los de Guardiola están ahora a cinco puntos del Madrid tras la goleada de los blancos el sábado frente al Granada (5-1).

Víctor Valdés

La jornada del sábado tuvo como principal atracción el partido del Bernabéu. El conjunto de Mourinho ejerció una acentuada presión en los compases iniciales del choque, mientras que el Granada decidió quedarse en su campo y aguantar lo mejor posible las acometidas locales. El 1-0, obra de Benzema, llegó tras una elaborada jugada que inició un desafortunado Cristiano Ronaldo. El estrambótico pase final de Özil fue culminado por el francés, de nuevo el mejor de su equipo. No obstante, a los tres minutos empató de cabeza Mikel Rico tras una buena acción individual de Uche. A partir de entonces, el Granada se lanzó el ataque en más de una ocasión y a punto estuvo de adelantarse en el marcador. A pesar de ello, Ramos se elevó en un córner y colocó el 2-1.

Ya en la segunda parte, Higuaín y Benzema sentenciaron con dos tantos casi consecutivos y el partido se tornó aburrido y con numerosas imprecisiones. Sólo hubo tiempo para que Cristiano se cabreara consigo mismo y con un intolerante Bernabéu y calmase su ansia con un gran gol al final del encuentro.

El Barcelona se midió el domingo al Espanyol en un derbi frenético. A pesar de la embestida local, Cesc marcó en dos ocasiones en los primeros minutos, pero sólo un gol subió al electrónico. El conjunto de Pochettino lo intentó con sucesivos contraataques y alguna ocasión clara, y se aprovechó del desacierto del Barça en los metros finales. Alexis no supo combinar con el resto y Messi se mostró ausente hasta el final del partido.

En la segunda parte continuó el intercambio de golpes, pero fue en los minutos finales cuando el partido enloqueció. Álvaro Vázquez se convirtió en el héroe de Cornellá marcando el definitivo empate, pero aún hubo tiempo para la polémica al tragarse Turienzo Álvarez una clara mano de Raúl Rodríguez en el área perica. El partido acabó 1-1 y el Barça se prepara para un final de Liga de vértigo.

En Santander, el estreno de Manolo Jiménez no cambió las cosas para un Zaragoza con muy mala pinta. Al filo del descanso, Bernardo colocó el solitario 1-0 a la salida de un córner y sacó a los racinguistas de los puestos de descenso.

En el Ciutat de Valencia, el tedio protagonizó el encuentro entre Levante y Mallorca. Los de Caparrós se tuvieron que conformar con el 0-0 a pesar de haber suspirado por la victoria gracias a las acciones de Bigas, Víctor Casadesús y Martí. Sin embargo, Munúa ejerció de salvador y dejó a la revelación de la temporada con la meta a cero y un punto que les mantiene en Champions.

A cero también quedaron el Real Sociedad-Osasuna y el Málaga-Atlético de Madrid. En el primer partido, que dominó casi en su totalidad el conjunto ‘txuri urdin’, destacó la actuación del meta Andrés Fernández, único e insalvable obstáculo para la victoria local. El segundo encuentro dejó con buen sabor de boca al conjunto rojiblanco, ya que, a pesar del empate, notó la mano del Cholo Simeone con bastantes faltas y una gran defensa. Las ocasiones se repartieron entre ambos equipos, aunque el Málaga mereció más por el atrevimiento que le faltó al Atlético.

En el partido de las 12 del domingo, el Rayo Vallecano enturbió el debut de José Antonio Reyes con la camiseta del Sevilla. El duelo comenzó con polémica por un gol mal anulado a Fazio, pero justo antes de terminar la primera parte, Javi Varas erró en una salida y Michu puso el 1-0. En la segunda mitad, Tamudo aprovechó un contraataque para fusilar al meta sevillista y dejar las fuerzas justas a los hispalenses, que todavía recortaron distancias con un gol de Escudé y metieron el miedo en el cuerpo a la parroquia vallecana con un disparo al larguero de Negredo en el minuto 88.

El Athletic perpetuó su mala racha en Getafe al no pasar del empate sin goles ante el equipo de Luis García. Tras un partido soporífero, los minutos finales resucitaron las ganas de los jugadores, que pudieron decantar el encuentro para cualquier lado. Lo más destacado fue el regreso de Llorente tras un mes de baja.

El debut de José Francisco Molina en la banquina del Villarreal tuvo un final amargo tras su excelente primer tiempo, pues en el minuto 17 ya ganaba por 2-0 gracias a los tantos de Marco Rubén y Gonzalo. El exportero y Unay Emery diseñaron un buen fútbol que acabó de cara para el Valencia, pues Feghouli consiguió el 2-1 en el 41 y Aduriz remató con rabia un mal despeje de Zapata que supuso el 2-2 final.

En Sevilla, el Betis continuó con su resurrección tras ganar por 2-0 al Sporting. Santa Cruz y Jorge Molina lideraron la victoria local, mientras que los de Preciado siguen su mala racha a pesar de haber podido empatar el encuentro por medio de De las Cuevas.

Imagen: jaymeydad

Dejar respuesta