El Barça reconquista el Bernabéu

1
69

El Barcelona asaltó el Santiago Bernabéu y se deshizo fácilmente de un Real Madrid que empezó ganando gracias a un gol de Benzema en el primer minuto de juego. Alexis Sánchez igualó el duelo antes del descanso y en la segunda parte sentenciaron Marcelo (en propia puerta) y Cesc Fábregas. El resultado final de 1-3 deja a ambos equipos empatados a puntos al frente de la clasificación, pero los blancos cuentan con un partido menos.

Benzema en un lance con Puyol

El Clásico había levantado una expectación apabullante durante la semana. Todo el entorno futbolístico estaba alterado, con ganas de presenciar un nuevo duelo entre los dos históricos rivales. El Real Madrid llegaba líder, con tres puntos sobre los culés y un partido menos, y aunque la Liga apenas roza su ecuador, el encuentro del sábado se preveía decisivo.

Tras el revuelo que se había levantado sobre las posibles alienaciones, los experimentos de ambos entrenadores dejaron una defensa de cuatro por parte del Barça y la ausencia del famoso trivote en el medio campo blanco. Villa ocupó finalmente el banquillo y dejó su sitio a Alexis, que conformó el ataque con Cesc y Messi. Por su parte, Mourinho sentó a Khedira para que Lass ocupase el centro del campo con Xabi Alonso, mientras que el lateral derecho, una de las grandes incógnitas de la noche, acabó siendo el carril de Coentrao. Özil, tras los rumores que le habían apuntado como suplente, ejerció de media punta titular.

El encuentro apenas había dado sus primeros pasos cuando un fallo garrafal de Víctor Valdés permitió el único gol local. El portero, desubicado ante la fuerte presión inicial del Madrid, se equivocó de equipo y cedió el balón a Di María. El argentino buscó un pase hacia Benzema que no llegó a su destino, pero Özil pudo rematar y provocó un mal despeje de Busquets que llegó a pies del delantero galo. Éste fusiló a Valdés con un disparo acrobático y la Casa Blanca se las prometió felices con un tanto que llegó a los 28 segundos de juego.

Ante la sorpresa, el Barcelona intentó reencontrarse con su estilo, pero el Madrid agobió a su rival en todas las parcelas del campo hasta el punto de poder aumentar su ventaja. No obstante, los de Guardiola también acongojaron a la zaga blanca con alguna que otra advertencia. Leo Messi aprovechó un pequeño error de Ramos para romper la cintura de Pepe y poner en apuros a Casillas, que desvió el lanzamiento final del argentino con una mano eléctrica.

Alexis marcando el primer gol del Barça

En el área blaugrana, Benzema se acercó a la portería de Valdés con un tímido remate de cabeza, pero fue Cristiano quien realmente tuvo el segundo tanto en sus botas. Tras una internada por la banda izquierda, el francés dio un pase suave hacia atrás, a la frontal del área, donde CR se hallaba solo como la una. Sin embargo, el portugués no supo precisar su golpeo y disparó a la derecha de la meta defendida por Valdés.

Después de las pequeñas embestidas locales, el Barça se hizo con el balón y apenas lo descuidó, debido en parte a la tempranera amarilla que frenó a Xabi Alonso en algunos lances. Fue de nuevo Messi quien dibujó la estela que debía seguir su equipo. El crack rosarino sorteó con comodidad a tres adversarios y remató su obra maestra con un pase milimétrico hacia Alexis, que aguantó la presión de Ramos y Pepe y no perdonó ante Casillas.

La defensa blanca entró en estado de ‘shock’ tras las primeras galopadas azulgranas y no abandonaron las imprecisiones en todo el partido. Tanto Ramos como Pepe habían instaurado una hegemonía en la zona central de la zaga durante los últimos partidos, pero toda esa fortaleza se vino abajo frente al Barça. Sólo Lass y Coentrao conseguían frenar a los de Pep Guardiola, aunque para ello tuvieran que realizar un esfuerzo sobrehumano.

Arriba, Benzema desplegó su calidad y Özil se ofreció una y otra vez, aunque nunca dieron con la contraseña para abrir el fortín azulgrana. El Barcelona combinaba con más acierto, con un Alexis peligroso y un Iniesta que empezaba a ocupar todo el terreno de juego, driblando a sus oponentes y conectando fácilmente con Xavi.

Poco antes del final de la primera parte, el Madrid dio muestras de orgullo y volvió a presionar con insistencia la línea de creación visitante. Fue entonces cuando Messi, que ya había sido amonestado por protestar, derribó a Xabi Alonso. La falta provocó que la polémica se dira un corto paseo por el Bernabéu, que reclamó la segunda amarilla para La Pulga.

Özil y Abidal disputan un balón

El Madrid salió de su letargo en los primeros minutos del segundo acto. Cristiano, que había estado muy desacertado, consiguió adentrarse en territorio rival con una potente maniobra que acabó en falta. El libre directo, ejecutado por el propio portugués, aterrizó en la barrera, y a continuación una nueva falta sobre Pepe terminó durmiendo en los brazos de Valdés.

El partido se mudó entonces al área de Casillas como principal escenario. Las internadas del Barça tuvieron su fruto en una jugada accidentada. Después de un aparatoso despeje de Coentrao, Xavi enganchó una potente volea que se envenenó entre los pies de Marcelo. El cuero despistó a Casillas y se acabó colando incomprensiblemente entre los tres palos. Con este golpe de suerte, el cuadro azulgrana se ponía por delante en el luminoso.

Acto seguido, el Madrid pudo coger aire, pero acabó desinflado. Xabi Alonso colocó un centro en el borde del área que Cristiano remató con pánico, pues el esférico se desvió de forma absurda. A partir de entonces, el portugués se sintió mucho más incómodo. Sus regates y pases fueron desbaratados por los jugadores del Barça y, aunque Mourinho refrescó su plantilla con algunos cambios, Ronaldo no fue el damnificado. Kaká  volvió a aparecer por Özil y Lass, que contaba con una amarilla, fue sustituido por Khedira.

El partido seguía roto y el Barcelona no paraba de incordiar a los blancos, sobre todo a través de Iniesta, el mayor quebradero de cabeza para el conjunto de Mourinho. Sin embargo, fue Cesc el que se sumó finalmente al cómputo de goleadores. Dani Alves, que hizo trabajar mucho a Marcelo, centró perfectamente para el ex jugador del Arsenal. El de Arenys de Mar consiguió rematar de cabeza en dura pugna con Fabio Coentrao, colocando el definitivo 1-3.

Cesc marca el tercero en una disputa con Coentrao

Tras el último gol culé, Di María dejó su sitio a Higuaín, aunque no hubo tiempo para mucho más: unas cuantas acciones aisladas de Kaká y Benzema y un par de fogonazos del Barça, protagonizados cómo no por Iniesta. Esta victoria en el feudo merengue coloca líder al Barcelona con los mismos puntos que el Madrid, aunque los blancos cuentan con un partido menos. Mientras los culés se alejan de España para disputar el Mundial de Clubes, los merengues pueden recuperar el liderato en Sevilla la próxima semana.

Ficha técnica:

Real Madrid: Casillas; Coentrao, Pepe, Ramos, Marcelo; Lass (Khedira, min.63), Xabi Alonso; Ozil (Kaká, min.58), Di María (Higuaín, min.68), Cristiano Ronaldo; Benzema.

Barcelona: Víctor Valdés; Alves, Piqué, Puyol, Abidal; Busquets, Xavi, Iniesta (Pedro, min.89); Alexis (Villa, min.84), Messi, Cesc (Keita min.78).

Goles: 1-0 (1′) Benzema. 1-1 (30′) Alexis. 1-2 (54′) Marcelo (p.p.). 1-3 (66′) Cesc Fábregas.

Fotografías: Globovisión