El Barça “pitó” con goles

0
90

El Barcelona se proclamó campeón de la Copa del Rey tras imponerse al Athletic de Bilbao por un contundente 0-3 gracias a los goles de Pedro (2) y Messi. Aunque el quipo de Bielsa se vio superado desde el principio y apenas dispuso de ocasiones para marcar en todo el partido, el árbitro Fernández Borbalán pudo pitar penalti en una caída de Llorente dentro del área.

El estadio Vicente Calderón albergó una final en la que los dos equipos llegaban con urgencias, tras una temporada de oportunidades perdidas. Guardiola se despedía tras cuatro años de triunfos y se preveía un partido de fútbol y toque, en el que ambos conjuntos se disputaran la posesión del esférico en todo momento. Sin embargo, el Barcelona, en una primera parte que rozó la perfección, salió al ataque y presionó al Athletic, creando dificultades a los centrales en la salida de balón. A los 28 segundos Messi dispuso de la primera ocasión clara para adelantar a su equipo, pero su tiro salió rozando el poste.

En el minuto dos del encuentro Javi Martínez erró al contralar un balón y Pedro aprovechó el rechace para anotar el primer tanto. Lejos de conformarse, el Barcelona siguió presionando arriba y dispuso de claras ocasiones para conseguir el segundo. En una de esas llegadas, Iniesta asistió magistralmente a Messi, quien batió a Iraizoz por alto.

Pese a encajar el segundo gol, los leones no se rindieron e Iraola inquietó la meta culé tras disparar con la zurda, pero Pinto sacó con los puños. Fue la única ocasión del equipo vasco en la primera parte. Un Barça claramente superior, que rozaba el setenta por ciento de posesión, siguió creando peligro en el área rival mientras los pupilos de Bielsa miraban impotentes como el balón les sobre pasaba una y otra vez. En el minuto 24 Pedro, de disparo cruzado, marcaba el tercero de la noche, un gol que dejaba a los bilbaínos prácticamente sin opciones. Al filo del descanso el conjunto vasco pidió penalti en un agarrón de Piqué a Llorente tras un recorte dentro del área, pero el colegiado Fernández Borlbalán no decretó la pena máxima.

Tras la reanudación, Bielsa metió en el campo a Ander Herrera y a Iñigo Pérez con la intención de buscar el control del centro del campo y crear ocasiones que metieran a los bilbaínos en el partido, pero Piqué y Mascherano, en una actuación sobresaliente, controlaron a la perfección las acometidas del Athletic. El Barça se dedicó a mover el esférico y arriesgó menos en su juego. Messi, en una magistral jugada en la que regateó hasta a cinco rivales, provocó una de las pocas ocasiones del equipo de Guardiola en la segunda parte. Mientras tanto, Iniesta se adueñaba del medio del campo provocando la desesperación de los jugadores rivales, que impotentes veían cómo el tiempo iba pasando y cualquier opción de hacerse con el título era más un acto de fe que una esperanza real. Con el partido llegando a su fin y ante la clara desventaja en el marcador, los vascos, cabizbajos, se dedicaron a esperar a la conclusión del encuentro

La Copa del Rey supone el cuarto título de la temporada para el Barcelona tras conquistar las supercopas de España y Europa y el Mundial de Clubes. Por su parte, el Athletic se va con las manos vacías pese a una sensacional temporada en la que alcanzaron dos finales.

 Imagen: www-athletic-club.net

Dejar respuesta