El Barça encarrila su pase a cuartos en casa del City

0
91

Messi de penalti y Dani Alves con el tiempo cumplido dejan la eliminatoria bien colocada para los culés. El Manchester City se quejó del penalti y la roja directa a Demichelis,  los de Martino por su parte, de un gol mal anulado en una acción de Cesc Fábregas. Partido parejo en cuanto a ocasiones de gol, en las que se volvió a ver un inspirado Víctor Valdés.

Dani Alves (30) anotó el segundo gol del FC Barcelona ante el Manchester City. Foto: Wael.Mogherbi (talk)
Dani Alves (30) anotó el segundo gol del FC Barcelona ante el Manchester City. Foto: Wael.Mogherbi (talk)

El partido comenzó con sorpresa. Había sido mucho lo que se había hablado horas antes sobre la posesión. Un City muy temeroso y que parecía quemarle el balón contrastaba con un Barça que se sentía como en casa con esa bendita responsabilidad. Toque, toque y toque es lo que veíamos en los azulgranas, los de Pellegrini intentaban salir a la contra sin éxito y siempre con una anticipación rival.

La sensación de la primera mitad fue un partido en el que el Barça, a base del dominio de la posesión, ponía las cosas muy complicadas al equipo de Manchester, un equipo que venía crecido tras la victoria ante el Chelsea y las declaraciones posteriores de su entrenador en las que afirmaba que el City es el equipo más grande de Manchester. Tal superioridad no se vio sobre el terreno de juego ayer, ante un Barça que, bien es verdad que no creo demasiado peligro en la primera mitad, pero que daba la sensación de que tenía el mono de trabajo puesto y que estaba disputando uno de los partidos más serios de la temporada. El mediocampo citizen estuvo anulado en todo momento, Yaya Touré y Fernandinho, dos jugadores que llevan una sensacional temporada en la Premier League, estaban desaparecidos. Martino quiso dar el control a los pequeños jugones, Xavi-Iniesta-Cesc y no lo desaprovecharon. 

Fue en la segunda mitad donde se entrelazaron los goles y la polémica del partido y la eliminatoria. La primera jugada tuvo lugar a los pocos minutos de salir al campo tras el descanso, y tuvo los dos componentes. Pase al hueco de Iniesta para Messi, y éste cae derribado en la frontal del área por una barrida de Demichelis. La roja es clara, la duda está entre si la falta es fuera del área o la falta empieza fuera pero termina dentro del área. Para Pellegrini, “el árbitro decidió a su gusto”, para aficionados blaugrana la falta continuaba hasta la zona de castigo. Fuera de toda polémica, a Leo Messi no le tembló el pulso y batió a Hart desde el punto de penalti. Tras el gol y la expulsión, era el momento para decidir si conformarse con el resultado o ir a liquidar el partido y la eliminatoria. Difíciles fueron esos momentos para los locales y muchas fueron sus pérdidas en mitad de la cancha.

Los de Martino querían matar al rival pero no a cualquier precio. Lo hicieron mediante un control que se mantuvo durante casi todo el encuentro, y una segunda opción, en la que fue volcando el juego a la banda derecha. Ahí es donde se vio a un sensacional Dani Alves, que fue un puñal durante todo el encuentro, y con la ayuda de la salida de savia nueva gracias a Neymar formaron el segundo y definitivo gol. Los azulgrana antes de consumar la victoria con este gol, también fueron muy críticos con el árbitro por una acción de fuera de juego que no existió. Un pase de Xavi a Cesc, y éste para Piqué que anotó el segundo en el Etihad, no subió al marcador porque el árbitro dictaminó fuera de juego en la primera combinación.

Los últimos minutos y a pesar de tener un jugador menos, se desarrollaron en el campo y área culé. Un Manchester City volcado contra la portería de los vencedores, en la que de nuevo un espectacular Valdés salvó cualquier alteración en el marcador. Con esta victoria los de Gerardo ‘Tata’ Martino dan un paso grande, aunque no definitivo, para meterse en los cuartos de final, y en la que además el técnico rosarino consiguió ese triunfo de prestigio que necesitaba para consolidar poco a poco su nuevo proyecto. 

Dejar respuesta