El Barça se clasifica y el Mirandés hace historia

0
78

El Barcelona consiguió el pase para las semifinales de la Copa del Rey tras empatar (2-2) ante el mejor Real Madrid que se ha enfrentado al equipo de Guardiola. Por su parte, el Mirandés se deshizo del Espanyol en un encuentro épico (2-1) y se clasificó a pesar de la derrota en Cornellá-El Prat. Los de Pouso, un club modesto de Segunda B, ya han eliminado a tres “primeras”. Finalmente, el Athletic cerró su eliminatoria ante el Mallorca (0-1) y el Valencia hizo lo propio tras golear al Levante (0-3).

El Barça festejando uno de sus goles

El Camp Nou prometía un partido emocionante tras la derrota del Madrid en el Santiago Bernabéu. Pepe, que había pisado a Messi en el encuentro de ida, formó pareja de centrales con Sergio Ramos a pesar de los rumores que apuntaban su salida del once, mientras que la zona de arriba fue ocupada por los jugadores más creativos del conjunto de Mourinho: Özil, Kaká, Cristiano Ronaldo y Benzema. El Barça, por otro lado, no cambió de estrategia y salió al campo con los hombres que vienen siendo habituales en las últimas jornadas de Liga.

El encuentro comenzó de cara para los blancos, que dispusieron de numerosas ocasiones en los primeros minutos. La primera llegó tras un error de la zaga blaugrana que dejó a Higuaín solo frente a Pinto. El balón no entró, como tampoco lo hizo un proyectil de Özil desde treinta metros que coqueteó con el larguero y el palo antes de salir disparado del área culé.

El Barça estaba irreconocible y, aunque la superioridad del Madrid era evidente, dos fogonazos dejaron boquiabiertos a los madridistas. En primer lugar, Messi inició una carrera que atrajo a toda la defensa blanca. Pedrito, que había salido por el lesionado Iniesta, recibió el balón del argentino y batió a placer a Casillas. A los dos minutos, cuando ya todos pensaban en el descanso, Dani Alves armó su potente derecha para ametrallar la escuadra del meta mostoleño, aprovechándose de un mal despeje de la zaga blanca.

Se auguraba un posible desquiciamiento del equipo de Mourinho tras el paso por vestuarios, pero, muy al contrario, los jugadores salieron a morder. La presión madridista, que no cesó en la primera parte, siguió teniendo protagonismo en la segunda. Messi inquietó en contadas ocasiones y, tras un gol anulado a Sergio Ramos, empezó la reacción visitante. Özil, que se encumbró tras su fenomenal actuación, asistió con la precisión de un cirujano a Cristiano Ronaldo, que esquivó a Pinto y confirmó su mejor encuentro ante el conjunto blaugrana.

Mesut Özil

Poco después, un error de los de Guardiola dejó un balón franco a Benzema al borde del área. El galo se internó en la jungla culé, engañó a Puyol con un sombrero e impactó el balón contra las mallas. El Barça, que estaba contra las cuerdas, movió el banquillo ante el peligro de los visitantes: Thiago ingresó en el campo por el lesionado Alexis Sánchez y Mascherano lo hizo en sustitución de Cesc Fábregas.

Con todo, no hubo tiempo para mucho más, aunque sí para la polémica durante todo el encuentro. Mal ayudado por sus asistentes, Teixeira Vitienes firmó una de las peores actuaciones de su carrera, pues se le escaparon posibles penaltis de Busquets, Puyol, Pepe y Abidal; tarjetas rojas y amarillas a jugadores de ambos equipos y fueras de juego decisivos.

El resto de la jornada copera se completó con la fiesta del Mirandés, que se ha empeñado en seguir humillando a equipos de Primera. Los burgaleses, sin lugar a dudas, han portagonizado uno de los mejores momentos futbolísticos del año. Tras venir derrotado de Barcelona, el equipo de Miranda de Ebro tendría que luchar hasta la agonía para levantar el resultado adverso ante el Espanyol, aunque fueron los de Pochettino quienes inauguraron el marcador a punto de cumplirse el primer tiempo.

Ante este imprevisto, Pouso refrescó su planteamiento inicial sacando a Lambarri, Borrel y Muneta, y el milagro empezó a construir sus cimientos. Lo hizo por medio de Pablo Infante, que en los últimos meses ha sido considerado como un digno jugador de Primera División, y el partido continuó su curso con un Espanyol con poca mordiente en ataque.

Con el tiempo cumplido, la afición del Mirandés daba por perdida la eliminatoria, pero el equipo recurrió a la épica y César Caneda se elevó en el aire para peinar una falta sacada por Infante. El luminoso marcaba el minuto 92 y el Mirandés se hacía un hueco en la leyenda al conseguir una víctoria mínima que, en el cómputo global de la eliminatoria, resulta suficiente para acceder a seminfinales, donde se medirá al Athletic de Bilbao.

Por su parte, los leones de Marcelo Bielsa ratificaron su pase con un modesto triunfo en el Iberostar de Mallorca. El cuadro vizcaíno, que ya había vencido en la ida (2-0), logró una nueva victoria gracias a un gol de Ramis en propia meta. Los bermellones, sin embargo, solventaron su tímida primera parte con un agresivo segundo acto, en el que ajustaron los tuercas a los rojiblancos. Pero la maquinaría bilbaína funcionó como un reloj y provocó la desesperación de los locales, como se pudo ver en la patada de Chico a Susaeta que le costó la tarjeta roja.

En el partido que cerraba los cuartos de final, el Valencia visitó el Ciutat de Valencia con la eliminatoria prácticamente resuelta merced al 4-1 de la ida. La estrella del choque fue Pablo Piatti, que se vació para anotar dos goles y dar una asistencia materializada por Aduriz.

Ambos equipos presentaban onces atípicos, pero los que realmente notaron sus bajas fueron los granotas. La zona de ataque no tuvo la chispa habitual por las ausencias de Juanlu, Barkero y Koné, de manera que el 0-3 certifica el billete de semifinales para un Valencia que se las verá con el Barça.

Imágenes cedidas por Globovisión/Jan S0l0.

Dejar respuesta