El baloncesto, a semifinales con dificultades

0
55

Con muchísimos apuros, la selección española de baloncesto ya está en las semifinales del Torneo Olímpico tras derrotar a Francia (59-66) en un partido muy gris. Con una brillantez menor a la acostumbrada, lo importante es que los pupilos de Sergio Scariolo ya están metidos de lleno en la lucha por las medallas, lo que es un nuevo éxito español en el deporte de la canasta.

Llull se ha mostrado capaz de defender con garantías a una estrella de la NBA como Tony Parker

Mucho en juego y muy poco juego sobre el North Greenwich Arena de Londres. Un partido de pocas luces, lejos del ideal de un partido de cuartos de final de unos Juegos Olímpicos. Hasta tal punto es cierto esto, que las imágenes que ilustrarán el choque no profundizarán más allá del vergonzoso último minuto de encuentro, en el que Nicolas Batum olvidó el discurso del espíritu olímpico del que tanto se ha hablado a raíz de la polémica derrota de España frente a Brasil y le propinó un puñetazo “sin querer” a Juan Carlos Navarro. Eso sí, con el balón en juego.

Dejando a un lado las cosas que poco tienen que ver con el deporte, España y Francia se batieron en un duelo poco brillante en el que los segundos fueron por delante durante gran parte de los cuarenta minutos.

Con Tony Parker en la dirección y Boris Diaw y Florent Pietrus como ejecutores, los galos lograron abrir una brecha en el marcador, gracias también a una fuerte defensa zonal que aplacó la principal arma española: su juego interior.

Llegado el segundo cuarto con clara superioridad de los rivales, los cambios defensivos del seleccionador español, llevando a sus pupilos a la zona, funcionaron a la perfección al acabar con la fluidez demostrada por los franceses durante los primeros diez minutos. En el ataque, la falta de ideas fue una constante, limitada a los contraataques y las  individualidades de los jugadores exteriores, ya que los interiores estaban asfixiados por la defensa contraria.

Rudy Fernández siempre deja alguna imagen para la posteridad

En la lucha de individualidades, España salió victoriosa. Navarro, Rudy Fernández y, sobre todo, Sergio Llull –que secó totalmente a Parker y corrió el contraataque como alma que lleva el diablo– decantaron el choque del lado español, una victoria más frente al vecino del norte..

Ahora toca centrarse en el partido de semifinales, que será mañana a las 18.00 horas. El rival será Rusia, que ya venció a los españoles en el cuarto partido de la fase de grupos (77-74); un serio aspirante a estar en el podio londinense. Una medalla olímpica es algo grande y, para poder tenerla colgada del cuello hay que vencer a rivales de altura como el combinado ruso. Andrei Kirilenko, Alexey Shved, Timofey Mozgov; habrá que estar atentos a muchos frentes, igual que habrá que mejorar muchas cosas para aspirar al oro.

Fotografía: FEB

Dejar respuesta