El balancín blanco

0
216

La temporada del Real Madrid de baloncesto podría decirse que hasta el momento está siendo positiva, ya que aquellos objetivos planteados al principio de temporada a nivel de resultados se han ido cumpliendo poco a poco. En primer lugar, la sección madridista se había planteado llegar a la final de la Copa del Rey y ser competitivo hasta los últimos instantes del partido contra el Regal Barcelona. Esta misión fue cumplida y en ciertos momentos del encuentro, los jugadores blancos dieron muestras de que a su ritmo de juego, eran capaces de dar la sorpresa.

El siguiente reto del año era clasificarse para los play-off de la Euroliga como primero de grupo para asegurarse el factor cancha de la eliminatoria y además enfrentarse a un segundo. Este propósito también fue conseguido con creces ya que obtuvo las primeras cinco victorias de forma consecutiva y se aseguró ser primero del grupo G cuando aún faltaba una jornada por disputarse.

A pesar de haber ido superando de forma satisfactoria la primera parte del año, el rendimiento del equipo sigo despertando dudas por la falta de regularidad y por la baja intensidad y concentración con la que sale a la cancha en ciertos encuentros, como le ha ocurrido en sus tres últimos partidos, contra el Power Electronics Valencia, el Blancos de Rueda Valladolid y frente al Montepaschi Sienna.

Además, la falta de referencia de un jugador determinante le está pasando factura. Solamente Tomic en algunos partidos ha sido el dominador en su zona frente a los rivales, pero su inconstancia y el cargarse rápidamente con faltas le ha pasado factura. En cuanto al juego exterior, los blancos están sufriendo un vacío anotador y los Llull, Tucker, Rodríguez, Velickovic,… no han conseguido hacerse fuertes y ganarse la confianza de sus compañeros ni la de su entrenador. El único alero que está cumpliendo con las expectativas puestas en él, e incluso superarla, es Carlos Suárez, que gracias a sus triples (tiene el mejor porcentaje de toda la liga ACB) y su fuerza de cara al rebote, es un elemento clave de la plantilla.

Por el lado positivo de la presente campaña, los blancos se han encontrado con elementos que no esperaban, y es la gran evolución del joven de la cantera Nikola Mirotic, que ha pasado de ser su año de aprendizaje y de experiencia a contar con minutos importantes y ser decisorio en ciertos encuentros gracias a su facilidad para encontrar el aro. No obstante, esté descubrimiento ha llevado al gran capitán Felipe Reyes a sufrir un descenso importante de minutos y a sufrir un bajón en su nivel de juego, factor importante que ha perjudicado al equipo, ya que en los últimos años se había convertido en el gran dominador de la pintura.

Para colmo de los problemas madridistas le ha surgido en las últimas horas uno aún mayor, la dimisión de su actual entrenador, el laureado Ettore Messina. Los altibajos de sus jugadores han sido la causa de su abandono ya que considera que su trabajo con el equipo no estaba surgiendo efecto y era mejor que otro le relevase de cara al final de temporada.

Hasta las últimas dos semanas el Real Madrid estaba consiguiendo todos sus propósitos, sin embargo el descalabro de las últimas jornadas ha vuelto a traer quebraderos de cabeza a la sección blanca. El no conseguir tener una buena racha de resultados de forma consecutiva puede seguir alimentando las dudas puestas en la plantilla y que, en encuentros como los disputados contra el eterno rival, afectan en la mentalidad de los jugadores madridistas. Esta circunstancia psicológica será clave para vencer en partidos de gran nivel y trascendencia como son los play-off de la Euroliga que se disputarán ante el Power Electronics Valencia a partir del 22 de marzo. Veremos en esos partidos en que lado de la balanza se encuentra el Real Madrid, si en el lado de la recuperación o si en el estancamiento de los últimos años. Para empezar, hay que conseguir un entrenador que vuelva a traer la ilusión y fomente el optimismo necesario para ser capaz de vencer a todos los rivales

Fuente del texto:
Elaboración propia
Fuente de la imagen:
http://deportes.orange.es

Dejar respuesta