El Atlético vuelve a ver la victoria

0
167

El equipo rojiblanco ha ganado por tres goles a cero al conjunto rojillo en el estadio Vicente Calderón, con un gol del Kun y dos de Forlán. El equipo de Camacho jugó con un hombre menos tras la expulsión de Monreal por doble cartulina amarilla.
Los de Osasuna al principio del partido tuvieron el dominio del balón. Hicieron un fútbol directo y también de segunda jugada, pero conforme pasaba el tiempo veían cómo, una vez,  más volvían a tropezar con la misma piedra, aquella de perder fuera de su campo. El equipo tuvo que jugar con su segunda equipación de color blanca.

En el minuto 26 llega el 1-0. Un disparo lejano, sin aparentes complicaciones, despejado por Ricardo y Forlán, en boca de gol, aprovecha el rechazo para marcar. El segundo  llega con un buen centro de Forlán por la banda derecha que Agüero lo metió de cabeza. Forlán, en jugada individual dentro del área, estableció el 3-0, en el minuto 70; así, el uruguayo rubricó un buen partido marcando este sensacional tercer gol.

Los de Pamplona plantaron cara en todo momento al rival, en ningún momento bajaron el rendimiento y empeño.  Soriano fue sobre todo en la primera parte el alma del Osasuna.

El colegiado González González expulsó a Monreal por doble tarjeta amarilla. También amonestó a Filipe y Damiá. La situación se les puso cuesta arriba a los de Osasuna. Agüero sufrió una fuerte contractura en el bíceps femoral de la cara posterior del muslo derecho cuando el encuentro estaba casi finalizando y tuvo que ser sustituido por Fran Mérida, aunque al parecer no es nada grave.

Cuando Osasuna pudo meterse en el partido y complicar al Atlético, el gran portero rojiblanco, De Gea, estuvo acertado en sus intervenciones, como casi siempre. Apesar de su juventud, se está convirtiendo en una pieza clave del equipo con sus paradas.

A Camacho se le veía durante todo el partido enfadado con sus jugadores, mientras Sánchez Flores reflejaba cara de tranquilidad. El equipo rojillo pudo encajar más goles si no hubiese sido por la fina actuación de Ricardo, que estuvo una vez más a un gran nivel.

Como anécdota, Maradona saboreó la goleada desde el palco; es un gran seguidor del fútbol y, además, le unen lazos familiares con el Atlético de Madrid: es el suegro del Kun.

La afición estuvo una vez más vibrante con el equipo. Con 43.000 aficionados en el estadio Vicente Calderón, lo mejor del partido fue la conexión Forlán-Agüero; fueron prácticamente los que resolvieron el encuentro. Fue un partido limpio,  tranquilo y demasiado parejo. Lo más importante, sobre todo para el equipo de Cerezo, fue el resultado.

Fuentes del texto:
Elaboración propia.

Fuentes de las imágenes:
www.abc.com
www.elmundodeportivo.es

Dejar respuesta