El Atlético se vuelve a coronar en Europa

0
84

Dos años después de su último entorchado continental, el Atlético de Madrid reeditó su triunfo en la Europa League tras vencer al Athletic de Bilbao (3-0). El alumno Diego Simeone superó al maestro Marcelo Bielsa, que cayó derrotado frente al gran planteamiento táctico del Cholo. Radamel Falcao anotó dos de los goles del conjunto colchonero, volviéndose a coronar como pichichi de la competición, mientras que Diego Ribas cerró la cuenta a cinco minutos para la conclusión del choque.

Las calles de Bucarest se tiñeron de rojo y blanco para albergar una final española de la Europa League. El Atlético repetía presencia en la final dos años después de su histórico triunfo frente al Fulham, aunque de los jugadores que estuvieron presentes en aquella cita apenas queda ya representación en la actual plantilla. Enfrente, un rival de enorme entidad, ya que este Athletic ha enamorado a media Europa tras sus memorables triunfos frente al Manchester United y el Schalke 04. Ambos equipos dispusieron de sus onces de gala salvo el cambio obligado de Tiago, expulsado en la semifinal y reemplazado en la medular madrileña por Mario Suárez.

Los primeros minutos dejaron entrever cómo iba a ser el desarrollo del partido: el Atlético dificultó la posesión bilbaína mediante una altísima presión, convirtiendo el otrora rápido y preciso juego de los de Bielsa en una concatenación de movimientos imprecisos que propiciaban oportunidades a la contra para los del Manzanares. Por si fuera poco, la defensa de los leones no estuvo al nivel de otros partidos y dejó muchos huecos atrás, bien aprovechados por los pupilos de Simeone. La diferencia la puso Radamel Falcao, que dio su primer zarpazo a los ocho minutos de juego. El ex del Oporto controló un balón en el área e hizo un gran alarde técnico para buscar el hueco, armando un disparo con rosca inalcanzable para Gorka Iraizoz.

El Athletic subió un poco las líneas en busca del empate, pero sin el punto de control necesario para que sus acciones llegaran a buen puerto. Su mayor peligro provenía de la banda derecha, con un Iraola que le ganaba continuamente la espalda a Filipe Luis, pero las pocas veces que los vascos llegaron al área rojiblanca se encontraron con la pareja formada por Godín y Miranda, imperiales al corte y sin complicarse la vida a la hora de despejar. A esta ecuación se sumó el hecho de que Fernando Llorente estuvo tapado en todo momento, incapaz de generar peligro ni tan siquiera en los lanzamientos de esquina.

No obstante, fue en el 25 cuando el Athletic sí dio un buen susto a los madrileños: Muniain armó un potente disparo desde veinte metros que a punto estuvo de sorprender a Courtois, que se vio obligado a despejar el balón a córner. Ante este imprevisto, los atléticos reaccionaron y diez minutos antes del descanso llegó su segundo mazazo. Arda Turan envió un centro a Falcao, que dejó sentado a Aurtenetxe y armó un buen tiro que supuso el segundo tanto para los colchoneros.

En el descanso, Bielsa trato de buscar soluciones dando entrada a Ibai Gómez e Íñigo Pérez. El Athletic se volcó aun más sobre la meta de Courtois, buscando un gol que le metiera en la final mientras la hinchada leona se consumía por los nervios. Pero lejos de un cambio de guión, el peligro seguía llegando del lado indio, en el que Diego y Adrián dispusieron de buenas ocasiones para anotar.

Debido a la férrea defensa del Atlético, el Athletic se vio forzado a variar su plan de juego y comenzó a enviar centros más directos, cuyo destinatario era un Llorente desesperado por el asfixiante marcaje al que estaba siendo sometido. La más clara del Athletic llegó a diez minutos para el final, cuando Courtois blocó magistralmente un disparo de Susaeta que a punto estuvo de suponer el 2-1. A renglón seguido, el Atlético armó una contra en la que Falcao se fue con soltura de la defensa rival y envió un balón al palo, frustrándose así su posibilidad de sumar un ‘hat trick’.

Restaban cinco minutos de partido cuando llegó la sentencia por parte de Diego Ribas, que sorteó con elegancia a Amorebieta y envió el balón junto al palo izquierdo de la meta defendida por Iraizoz. Ya en el descuento, el Athletic a punto estuvo de anotar el gol del honor con un disparo de Ibai Gómez que se estrelló en el larguero.

Terminó el encuentro y llegó la cara y la cruz de las finales: los jugadores del Athletic lloraron desconsolados sobre el terreno de juego, mientras que los colchoneros festejaron un título junto a un emocionado Simeone. El Atlético de Madrid cierra su participación en la Europa League con trece victorias, un empate y una derrota. Radamel Falcao, además de lograr su segundo pichichi europeo consecutivo, hizo historia al alzarse con su segunda Europa League seguida, tras la obtenida el pasado año con el Oporto.

Por su parte, el Athletic se despide del campeonato dejando en las retinas de millones de españoles la espectacular actuación de un equipo que ha sabido vencer a grandes rivales, derrochando un fútbol para paladares exquisitos y que aún podría tener su recompensa en la final de la Copa del Rey frente al Barcelona. 

Imágenes: www.athletic-club.net

Dejar respuesta