El Athletic deja Europa por la puerta de atrás

0
62

Se acabó el sueño europeo para el Athletic. El actual subcampeón se despide de la competición continental después del empate a uno entre el Sparta y el Olympique de Lyon en Praga. De nada servirán los dos partidos que aún le quedan por jugar a los bilbaínos en la fase de grupos. 

El Athletic ha dilapidado todo el crédito europeo cosechado la temporada pasada / Fotografía: Orti Omeñaka

De esta forma, el equipo vasco dice adiós al torneo que en la pasada temporada les llevó a rozar la gloria, y en cuyo camino llegaron a emocionar al Viejo Continente con recitales futbolísticos en el Teatro de los Sueños entre otros estadios.  Sin embargo, esta temporada los bilbaínos han caído sin apenas darse cuenta, como un equipo inferior.

El subcampeón se marcha por la puerta de atrás, como un equipo de liga inferior que llega a Europa de novato. Un empate y tres derrotas en los cuatro partidos disputados lo atestiguan.  

Castigados por errores propios y por su incapacidad de hacer frente a los partidos, el equipo navegaba a la deriva. Y todo ello en mitad de una tormenta constante que había empezado a principios de verano con Marcelo Bielsa, la directiva y varios jugadores.

Era una muerte anunciada que todos sabían. Los rojiblancos no dependían de sí mismos, y solo una victoria del Lyon en la capital checa les dejaba seguir soñando con una épica clasificación. Por eso, cuando Yassine Benzia adelantó a los franceses nada más comenzar la segunda parte, los leones volvieron a rugir ilusionados. Pero poco duró, un espejismo. Apenas ocho minutos de esperanzas.

Una internada por banda derecha de los checos junto con una mala organización de la defensa del Lyon dejaban solo al joven internacional Josef Hušbauer ante la meta francesa para que, con un derechazo de primeras, subiese la igualada al marcador.  Ahí murió el partido. El empate contentaba a los dos.  Y con la muerte del partido llego también el entierro de la fe del Athletic.

De nada le servirá al Athletic jugar los dos partidos que aún le quedan por jugar. Dos trámites que harán aún más largo el camino por el desierto, como si fuese una condena a cumplir por quedarse fuera. Uno lo debió jugar a la par que el encuentro en Praga, pero los problemas en Israel obligaron a su suspensión, quedando aún a la espera de nueva fecha.

Pese a que se podía esperar,  la eliminación del Athletic es un fuerte golpe emocional y deportivo, pero también en lo económico. El dinero con el que el club contaba por pasar la fase de grupos ya no existe. Al igual que lo escaso que ingresará por esta fase, donde los puntos son la principal fuente de ingreso y los vascos solo suman uno.

Ahora al club vasco le queda dos campeonatos en los que seguir luchando: la Liga y la Copa del Rey, la competición del KO.  Es precisamente esta última donde también llega como subcampeón, dispuesto a repetir la hazaña de la temporada pasada. Lo difícil es predecir si el equipo del Loco podrá enderezar el rumbo o seguirá a la deriva.

Dejar respuesta