"El Arco": Belleza, Magia, Tensión

0
483

Título original: Hwal (The Bow)
Año: 2005

Director
: Kim Ki-duk
Guión
: Kim Ki-duk
Reparto
: Jeon Seong-hwan, Seo Min-jeong
Duración: 90 min.
Sinopsis: Un viejo pescador vive en medio del mar con una muchacha a la que recogió cuando era niña. El viejo pescador espera que ella cumpla 17 años para desposarla. Mientras tanto, prepara la dote, la protege contra los hombres que vienen a pescar a su barco e intentan propasarse con ella. Su única forma de protegerla es disparando con el arco, un arco que también le sirve para adivinar el futuro y como instrumento musical. Un buen día, un grupo de pescadores desconocidos sube al barco, entre los que se encuentra un joven universitario. El chico y la muchacha se enamoran. El viejo pescador sabe que su sueño ha llegado a su fin…


Sobre Kim Ki-duk…

  • Es un director muy visual e innovador. Plantea tramas muy atípicas y giros sorprendentes. Los personajes suelen ser controvertidos y muy profundos. Es de lo más pujante en el cine de autor actual y va ya en camino de convertirse en un clásico.
  • En todas sus películas se muestra que la maldad y la bondad pueden formar parte de una misma cara, así como el dolor y el placer.
  • Suele explorar el comportamiento humano y lo relaciona con la más arraigada moral, tradición, y costumbres. No duda en desmitificar los aspectos más moralistas
  • Son películas muy emotivas e intimistas cargadas de simbología.
  • En tan sólo diez años ha hecho más de diez películas, entre las que destacan: “Time”, “El Arco”, “La Isla”, “Hierro 3”,” Primavera verano, otono, invierno y… primavera”…


CRÍTICA
Esta es una de las películas que más transmiten  del cineasta. Es un film para ver relajado, sin prisas y para disfrutar. Para saborear cada escena, cada matiz.
La fotografía y el uso del color son de lo más destacado.
Y la música es, simplemente, maravillosa.
Una historia de gran emotividad, onírica y muy subjetiva.

Los dos actores principales brillan en todo momento. No hablan en toda la película, pero esto no se echa en falta porque sus expresiones son muy gráficas y logran acentuar el carácter intimista de la obra.

No es fácil tratar una historia así, pero a Ki-duk le gusta plantar cara al “deber ser” a la moral. Aquí se da rienda suelta al sueño del anciano, aunque con una óptica trágica, como no podía ser de otra forma. Otro valor añadido de El Arco es que no resulta tediosa aun cuando el único escenario existente es el viejo barco pesquero. Toda la trama está marcada por sutiles simbolismos.

Films como “Baby Doll” y “Muerte en Venecia” guardan un contenido similar. Pero “El Arco” se desmarca de éstas en las formas al incorporar tantos elementos poéticos, tanto minimalismo, tanto impacto visual. Aquí lo trágico no tiene más fuerza que la luz que transmite la obra. Y a ello contribuye la belleza de las imágenes.

Narra una ensoñación; un amor platónico, casi obsesivo; un deseo eterno o el placer de soñar despierto con lo imposible; el placer del dolor y de la melancolía más agridulce.

En cuanto al final… algo que no ha convencido demasiado a la crítica… es cierto que  puede no encajar con todo lo anterior. Pero probablemente ha sido planteado así para resultar chocante. Se convierte en un arazaño chirriante a tanta belleza. Pero está en sintonía con ese enfoque rupturista del director. Tampoco hubiese quedado bien un final estereotipado o moralista.  Ni es raro que Kim Ki-duk adorne sus películas en las últimas escenas con algún hecho sobrenatural.  El final es bello, pero no deja de ser algo incómodo. Tal vez porque, hasta entonces, el espectador ya se ha quedado prendado de la idealizada pureza de la hermosa actriz. ¿Intencionado?

Esta película SÍ está en la videoteca de la Facultad de Ciencias de la Información

VALORACIÓN: 9,7

1 Comentario

Dejar respuesta