El apocalipsis ha llegado

0
193

Be careful amiguitos de la paz y la estabilidad. Las calles han dejado de ser seguras y nos esperan días de sombra y caos. El señor oscuro nunca murió del todo, y su espíritu perduró durante miles de años flotando en el éter y ahora, en pleno siglo XXI, ha resurgido en Alcorcón, para llevarse el mundo entero al carajo.
No, es broma. En Alcorcón no pasa nada que no sepamos. Desde que soy ser humano, y hace de esto unos cuantos años, he podido asistir a peleas callejeras entre bandas rivales. Lo único que diferenciaba esos casos de éste, es el color de la piel de uno de los frentes. Hay que decirlo claro. En España somos xenófobos y nos da miedo todo aquello que no tenga que ver con toros, fútbol y misa de los domingos. Es esa España de pandereta, esa España anquilosada y conservadora, la que tiene más voz que la mayoría, la que nos hace ver cosas que no son.

Si no han venido los cuatro jinetes y el arcángel san Gabriel no ha tocado la trompeta, no se por que narices los medios de comunicación de masas insisten en hablarnos del Apocalipsis. Lo malo es que se me hace inevitable pensar que puede esconder intereses.

Es verdad que esas bandas, Latin Kings y Ñetas, pueden llegar a ser muy peligrosas pero también es cierto que en España existen bandas organizadas, con delitos de sangre a sus espaldas, y no han levantado ninguna alarma social. Es para reflexionar sobre la realidad que estamos viviendo.

Además, con tanta redundancia sobre la noticia, alimentan el odio de aquellos que se siente amenazados por la llegada de extranjeros, y es probable que la bola de nieve aumente por el golpe mediático. De hecho, el conflicto local ha contagiado ya a la capital y de paso, se ha disfrazado de política. Los que comenzó siendo una reyerta entre grupos locales de seres humanos cabreados, es ahora una riña entre el pensamiento conservador y el progresista.

Por último nos quedan los políticos, que se abalanzan como hienas sobre la carne podrida. ¿Qué coño hacen?  Me indigna profundamente que se debata en el parlamento la pésima actuación de unos y otros ante este caso, y no se analicen las causas que originan los disturbios para estudiar las soluciones democráticamente. Será que piensan más en los votos que en los ciudadanos.

En fin, no hay que preocuparse, ni hay que encargar semiautomáticas a las mafias del Este. Si los grandes medios no siguen alimentando la llama, la cosa no tiene por ir a más, aunque sabemos de sobra  como se las gastan los conglomerados de la información.

Dejar respuesta