El ‘alunizaje’ de Blunt en Madrid

0
215

El concierto de ayer del británico, en Teatro Circo Price, fue una de las paradas de la esperada Gira LKXA que recorre España junto con otros artistas y presenta su último trabajo, Moon Landing.

Ha pasado casi una década desde que James Blunt –ese romántico de ojos claros, barba descuidada y voz semirrota- descubriera su álbum debut. En esa carta de presentación incluía temas que lo consagrarían, como You’re beautiful que le supuso un éxito sin condiciones. Blunt no ha dejado de trabajar y, nueve años y cinco discos de por medio, llega Moon Landing: la prueba de que el inglés ha superado con creces la sombra que le perseguía y la amenaza de quedar encasillado para siempre como el “hombre-balada”.

Tras actuar el viernes en el Barcelona Teatre Musical, Blunt pasó ayer por el Teatro Circo Price madrileño, donde lo esperaba un público expectante (como apertura de la actuación sonaba Así habló Zarathustra, de Richard Strauss, utilizado en la película 2001: Una odisea del espacio de Kubrick). Abrió la actuación, por supuesto, con el primer sencillo del álbum, Face The Sun, al que seguiría I’ll take everything, perteneciente al anterior trabajo, All The Lost Souls. Antes de que terminase este tema los asistentes ya habían abandonado sus butacas y aclamaban, de pie, al artista. Al repertorio de Moon Landing (que Blunt ejecutó acompañado de una fraternal e impecable banda) se les sumarían otros temas aparecidos en el álbum debut, como Billy o Wisemen. Acompañado de dos guitarras e incluso de un ukelele con el que presentaría temas más animados como Postcards o Stay The Night, Blunt y su banda lucían sus respectivos trajes de tripulantes espaciales: “Parecemos eléctricos; menos el batería, que leyó mal las instrucciones que les mandé por e-mail y parece un preso de Guantánamo… pero somos astronautas”; los golpes de humor estuvieron presentes durante toda la actuación.

Virando hacia un registro más íntimo, Blunt se sentó al piano para interpretar Goodbye My Lover, la que definió como “la canción más miserable” que ha compuesto, que no obstante arrancó interminables aplausos entre los asistentes. Poco después, motivado con Cuz I Love You, saltaría a las gradas y se pasearía entre el público, provocando un revuelo (incluso llegó a encaramarse encima del piano, en un momento de euforia). El punto más entregado de la noche, sin duda, fue el de Same Mistake, para cuya interpretación pidió al público que activase las linternas de los móviles: “Vosotros, Madrid, sois las estrellas”. Su actuación también incluyó un cambio de traje, con casco incluido. La encargada de cerrar el paseo lunar sería 1973, que llegaría después de Bonfire Heart. Tras dos horas de intenso concierto salíamos a la gélida calle inundada por la lluvia, acomodándonos poco a poco a los efectos de la gravedad terrestre que volvía a operar sobre nosotros.

 Más información sobre la gira LKXA 2014 en este enlace.

 

Fotos: Rocío Martínez

Dejar respuesta