El 68% de centros de adelgazamiento suspenden en calidad

0
167

La cuenta atrás para la llamada operación bikini ya está en marcha. Con la llegada del buen tiempo, muchos españoles le echan un pulso a la báscula. ¿El objetivo? Perder los kilos de más cogidos durante el invierno para poder lucir tipazo en la playa.

La proximidad del verano aumenta en estas fechas las visitas a centros de adelgazamientos o el número de personas que optan por una dieta sin consultar a su médico de cabecera. Un estudio de la revista “Consumer” demuestra que uno de cada cuatro centros de adelgazamiento no está avalado por médicos especializados o expertos en nutrición, y proponen una rápida pérdida de peso que puede afectar a la salud de los pacientes.

Tras examinar 103 centros de adelgazamiento (herbolarios, parafarmacias,…) de 18 ciudades españolas, los autores del informe concluyen que en casi uno de cada cuatro establecimientos los profesionales que atienden en la primera visita no poseían una cualificación adecuada. En algunos casos atendían al cliente amas de casa, biólogos, naturistas, psicólogos y comerciales.

Una de las comunidades donde se han encontrado un mayor número de irregularidades en centros de adelgazamiento es en el País Vasco. Estas irregularidades responden sobre todo a una mala identificación del problema del paciente a la hora de plantearle la dieta que debe seguir. La mayoría de estos centros que cobran una media de 1.400 euros por tratamiento adelgazante, no sólo no identifican el problema del paciente, sino que tampoco le explican bien el tratamiento y además proponen al cliente tratamientos con productos estrellas, sin analizar los hábitos alimentarios del cliente, por donde deberían comenzar.

Los técnicos de la revista se hicieron pasar por clientes que querían perder peso, y poder así examinar estos centros, que fueron sometidos a un examen del que sólo un 18% sale airoso. El 68% suspendió el examen.

Con el fin de captar clientes, los centros de adelgazamiento ofrecen gratis la primera visita, en las que apenas se aporta información al paciente, por lo que tienen que volver en numerosas ocasiones, ya cobrándoles estas visitas, que suelen ser superiores a 20 euros. La media por tratamiento asciende hasta los 1.396 euros, aunque los precios se mueven entre los 350 euros de los dos más económicos hasta los 3.879.

Fuentes:
www.elpais.com
www.abc.es
Fotografía:
www.mtc.es

Dejar respuesta