Egipto campeón de la Copa de África

0
132

Egipto consigue su tercera Copa de África consecutiva al imponerse a Ghana por 1 gol a 0, obra de Geddo en los minutos finales del partido. Los faraones dominaron durante todo el encuentro, pero sin poner en verdaderos apuros a los ghaneses, más centrados en mantener su portería a cero que en el juego de ataque.
Egipto saltó al terreno de juego ejerciendo su papel de favorito, dominando el encuentro, pero sin llegar con verdadero peligro al área rival. Durante los primeros 45 minutos ninguno de los dos equipos pareció tener verdadero interés en ponerse por delante en el marcador, lo que tuvo como resultado una primera parte sosa y aburrida.

El segundo tiempo fue más de lo mismo: Egipto con la posesión y juego soporífero. Los Faraones se acercaron a la portería de Ghana, pero sin llegar a poner en aprietos al meta Kingson. Los delanteros, muy solos arriba, eran incapaces de alcanzar los imprecisos centros que sus compañeros colgaban desde las bandas. Los del África occidental aprovecharon un repentino bajón de los vigentes campeones para irse arriba, pero sus esfuerzos no se vieron recompensados. Fue entonces cuando entró en acción Geddo, el futbolista revelación y pichichi de esta Copa de África. Esta joven promesa culminó una bonita pared con Zidan y marcó en el minuto 85 el tanto que significaría el séptimo título para los egipcios, tercero consecutivo, que les corona como los indiscutibles reyes de África.

Trayectoria en el torneo
El liderazgo de Egipto en esta Copa de África ha sido incuestionable: aún sin un juego brillante, ninguno de sus rivales ha sido capaz de poner contra las cuerdas a los Faraones. Los heptacampeones han ganado todos los encuentros que han disputado, con un balance de 15 goles a favor y tan solo 2 en contra.

Geddo: la revelación y el futuro de Egipto
Capítulo aparte se merece Mohamed Nagy Geddo, la revelación de esta edición del torneo. El egipcio ha coronado a su selección como la mejor de África (y de toda la historia del continente negro) con un golazo in extremis contra Ghana. Y, por si fuera poco, vuelve a casa con el trofeo de máximo goleador bajo el brazo. Lo más curioso es que los cinco goles que le otorgan ese reconocimiento individual los ha marcado partiendo desde el banquillo, lo que significa que puede presumir de, según la media, marcar un tanto por cada 35 minutos disputados. Estos logros ya han llamado la atención de los periodistas europeos y seguramente también importantes clubes del continente tendrán en cuenta a este chaval para reforzarse de cara a las próximas temporadas.

Geddo es el futuro de una selección que ha marcado una época en el fútbol africano y que ha levantado tres títulos consecutivos, un hito histórico y difícilmente repetible. El único “pero” que se le puede encontrar al conjunto de Hassan Shehata es que su juego no ha estado a la altura de lo esperado y que su gran estrella, Mohammed Zidan, sólo ha dejado destellos de la gran calidad que atesora. A pesar de todo, Egipto ha sido el justo campeón. Una lástima que no les vayamos a poder ver en el próximo mundial de Sudáfrica.

Fuentes del texto:
http://www.marca.com/2010/01/31/futbol/futbol_internacional/copa_de_africa/1264961200.html
Fuentes de las imágenes:
Diario Marca (http://www.marca.com/2010/01/31/futbol/futbol_internacional/copa_de_africa/1264961200.html)

Dejar respuesta