Eficiencia Futbolística (E.F.) Parte II

0
383

Mario Benedetti, Julio Esteban Suárez (Peloduro), Alfredo Zitarrosa… La lista de uruguayos talentosos supera con creces la superficie del país. Creaciones literarias, tiras cómicas o canciones. Cada campo aportó su granito de arena a la cultura de Uruguay, incluso durante los años en los que la libertad era casi una utopía. El deporte, gracias a unos márgenes de acción más amplios, siempre brilló con luz propia, incluso en los años de la dictadura (1973 – 1985). No exentos de ingenio han estado los deportistas uruguayos, también los que se han atrevido con deportes minoritarios (Esteban Batista en baloncesto, Alejo Corral en rugby o Alfredo Evangelista en boxeo). Éste último, de nacionalidad hispano-uruguaya, peleó con Muhammad Alí en 1977 por el cinturón de campeón Mundial, rango que intentarán recuperar los jugadores de fútbol en Sudáfrica dentro de unos meses.

El rol de la Selección celeste en el país de Nelson Mandela es uno de los más inciertos de cuantos equipos acuden al Mundial. Una buena retaguardia con el capitán Diego Lugano como principal sustento, grandes individualidades (“Cebolla” Rodríguez, “Chori” Castro), sumadas a una gran capacidad goleadora (Diego Forlán, Luis Suárez y Edinson Cavani), se contraponen a dos grandes puntos débiles: la falta de un portero de garantías y un sólido juego colectivo.

La primera cuestión remite a la falta de inquilinos de garantías, en donde el actual jugador del Lazio Fernando Muslera parece el principal candidato en la posición de 1. No entiendo cómo un portero de la talla de Fabián Carini, que demostró tantas cualidades en la Copa América de 1999, paró tan en seco su progresión con la llegada a Europa. Hace dos temporadas estuvo cedido en el Murcia CF y apenas jugó en todo el año. Ya había entrado en barrena mucho antes. Me gustaría verlo en acción el próximo mes de junio, aunque es harto complicado. Por otro lado, todo apunta a que la mala temporada de Gustavo Munúa en el Málaga le costará un pasaporte a Sudáfrica.

La segunda afirmación tan sólo se podrá dilucidar en los meses sucesivos, cuando todo el engranaje charrúa intente funcionar como una máquina bien engrasada. El seleccionador, Óscar Washington Tabárez, es uno de los motores centrales gracias a su experiencia en equipos europeos como Milan, Cagliari y Oviedo. El estado de forma de Forlán será otro de los asuntos cruciales; un goleador vive de (marcar) los goles que permiten al equipo continuar vivo en la competición. Forlán tendrá que mejorar su rendimiento esta primavera para alcanzar un buen estado de forma en los partidos contra Sudáfrica, México y Francia. Un grupo difícil para una selección que guarda la esperanza de que los viejos laureles reverdezcan, al igual que brillaba el verde de su uniforme a comienzos de siglo XX. Esperemos que el invierno austral no los convierta en escarcha.


Fuentes del texto:
ORZUG, Raquel. Historia del humor gráfico en el Uruguay. Milenio, Lleida. 2006.
www.fifa.com
Fuentes de las fotografías:
www.historiadelboxeo.com
www.maestrosdelfutbol.com

Dejar respuesta