Efecto gaseosa

0
219


  • El Valencia va perdiendo fuelle y ya no es candidato a nada.
  • Lanzaro hace todo: adelanta a su equipo y luego marca en propia.
  • El Zaragoza sigue su periplo de dudas.

Unai Emery tiene problemas. El equipo no da la talla contra los grandes (Manchester, Atlético y Barça dan muestras de ello) y, ahora, también se atasca contra las cenicientas. Poco importó que el Zaragoza jugase con uno menos. En el equipo che ya no están de dulce. Mestalla comienza a impacientarse y el equipo va perdiendo comba. Parecía que las salidas de Villa y Silva no se iban a notar, pero el paso de los partidos da muestras de que esta plantilla está huérfana de referentes. También queda otra cosa clara: el objetivo de los valencianos no es el título.

Los maños siguen igual. Si Gay no consigue exprimir las posibilidades de la plantilla no se comerá el turrón. De poco sirvió encontrarse con el partido perfecto: planteamiento ultradefensivo (con cinco zagueros) y gol tempranero. El gol en propia de Lanzaro y la expulsión de Ander allanaron el camino de la desgracia. A este Zaragoza lo ha mirado un tuerto. Podrá darse con un canto en los dientes si a final de temporada aún tienen opciones de salvarse. Por ahora, nada de nada.

Brugal: leí el otro día un twitter que pedía un exorcista para Villa. Ya no hace falta.

Garrafón: la pareja de delanteros del Valencia. Ni Aduriz ni Soldado llenan el vacío goleador que dejó Villa.


Fuente del texto:
Elaboración propia.

Fuentes de las imágenes:
www.elpais.com
www.rpp.com.pe

Dejar respuesta